Revisa nuestras redes sociales

¿Por qué el amor es la mejor disciplina para nuestros hij@s?

Hijos

¿Por qué el amor es la mejor disciplina para nuestros hij@s?

Leo, escucho y veo con preocupación la todavía vigente idea de la disciplina correctiva, como la mejor forma de educar a nuestros hij@s. Proliferan opiniones que dudan, cuestionan e ironizan sobre la importancia del buen trato y la crianza respetuosa, haciendo referencia al no-daño sufrido en sus infancias, y por el contrario, lo útil que resultó una palmada, un grito, un castigo o una desaprobación activa a través del rechazo, la indiferencia o la burla.

¿Acaso no conocemos otra forma de educar que el mal trato? Esta es una pregunta dolorosa, pero vale la pena hacerla, porque finalmente la manera en la que nos relacionamos todos los días con nuestros hijos es tan educativa como la escolarización formal.

Tengo la impresión, a partir de mi trabajo clínico con padres y durante muchos años también con niños y niñas, que lamentablemente el retar, castigar, amenazar, dar una palmada o levantar la voz es el recurso más “fácil” y lo primero que surge para muchas personas, es un hábito normalizado y en muchos casos avalado socialmente.

Tienes que leer esto:  Técnicas de estudio: ¿Cómo estudiar con nuestros hij@s?

¿Por qué pensamos que el amor no educa?

Confundimos “educar con amor” con “no educar”. Se mal entiende el amor en la crianza como libertad absoluta, ausencia de límites y permisividad. Se usan términos como “malcriado” “mañoso” y “fundido”, para describir lo que supuestamente es problema de una crianza con “demasiadas consideraciones”.

Esta es una falsa idea, un mito bastante difundido, pero muy equivocado sobre lo que significa criar con respeto y amor. De hecho, el no poner ningún límite y permitirlo todo está lejos de ser una crianza amorosa, es también una forma de maltrato, asociada con la negligencia y la agresión pasiva del no cuidado, la no implicación, el desinterés y el abandono emocional.

Tienes que leer esto:  ¿Cómo realizar la higiene bucal de nuestros hij@s desde el nacimiento hasta la infancia?

Entonces ¿qué es educar con amor?

Educar con amor es dirigirse al niño en su idioma, que variará de acuerdo con la etapa del desarrollo en la que se encuentre. También implica dedicarles tiempo y atención. Es simple, pero requiere paciencia, motivación y constancia.

No hay nada que discipline más a un niño que la atención cuidadosa, amorosa y atenta de sus cuidadores. El amor ordena, estructura, calma, sostiene y contiene al niño, le entrega las bases para poder integrar cualquier aprendizaje, formal o vincular que se le proponga.

 

¿Cómo poner límites con amor?

Algunas recomendaciones para aprender a equilibrar los límites con el amor:

  • Darnos el tiempo de hablarle a los niños a los ojos cuando le damos una instrucción.
  • Entrar al mundo del niño, mostrando atención por sus intereses.
  • Hacer al menos una pausa al día para estar con ellos sin que medien otros estímulos y de verdad poniendo la atención plena en ese momento.
  • Demostrar a través de nuestras palabras y de nuestro lenguaje no verbal, que los valoramos, apreciamos y cuidamos.
  • Ser claros en lo que esperamos de ellos, con palabras simples y ejemplos concretos.
  • Entregarles un ambiente lo más predecible posible, dónde ellos puedan anticipar.
  • Jamás poner en duda el amor y la seguridad del vínculo.
  • Corregir conductas y no personas. Cambiar el lenguaje del “eres”.
  • No entrar en batallas de poder, somos la autoridad y no hay duda de ello.
  • No interpretar las conductas más difíciles como “intencionales” ya que los niños no quieren perjudicarnos con sus acciones.
Tienes que leer esto:  Día del niño: es difícil ser chico

Javiera Donoso.

Psicóloga especialista en reparación emocional y temáticas de autocuidado y autoestima

www.javieradonoso.com

Instagram: @javidonoso_amorpropio

Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Hijos

Subir
A %d blogueros les gusta esto: