X

Vacuna contra la influenza 2018 ¿es necesaria para todos?

La vacuna contra la influenza ayuda a prevenir una enfermedad altamente contagiosa, se administra de preferencia a los grupos de mayor riesgo pero todas las personas se pueden beneficiar de ella.

La campaña de vacunación anti influenza es gratuita en Chile y está dirigida a infantes, adultos mayores, embarazadas y enfermos crónicos.

La vacunación también está dirigida a los trabajadores, estudiantes y voluntarios que se desempeñan en establecimientos asistenciales.

¿Qué es la influenza?

La influenza es una enfermedad viral. Se caracteriza por ser muy contagiosa, pero que se puede prevenir. Habitualmente en el mundo ocurre que el hemisferio norte es afectado primero por la enfermedad y luego el hemisferio sur.

Esto permite anticiparnos y tomar medidas preventivas para intentar atenuar el impacto de la enfermedad en los países del hemisferio sur.

La temporada actual de influenza en Estados Unidos ha sido extremadamente agresiva y con un aumento significativo de las hospitalizaciones por la enfermedad, lo que probablemente también ocurra durante los próximos meses en nuestro país y el resto de los países vecinos.

En la población general el grupo más vulnerable (que tiene más hospitalizaciones y mayor mortalidad) son los niños menores de 2 años, por lo que es importante para todas las madres aprender acerca de esta enfermedad. Los niños sanos también están en riesgo.

La enfermedad se contagia de persona a persona al toser, estornudar o mediante las secreciones de la nariz.

Los síntomas típicos de la enfermedad son:

  • Fiebre o sensación de fiebre. Con o sin escalofríos.
  • Tos.
  • Mucosidad de la nariz o nariz tapada por mucosidad.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor corporal y/o muscular.
  • Cefalea (dolor de cabeza).
  • Sensación de fatiga o cansancio.
  • Ocasionalmente vómitos o diarrea (más común en niños que en adultos).

¿Qué síntomas nos deberían preocupar?

Existen ciertos síntomas que nos deberían ayudar para darnos cuenta que algo no está tan bien y que se necesita una evaluación médica en un servicio de urgencia.

Síntomas en niños

  • Problemas para respirar o respiración agitada (acelerada).
  • Rechazo a la ingesta de líquidos
  • Irritabilidad
  • Fiebre asociada a lesiones en la piel

Síntomas en adultos

  • Sensación de falta de aire o dificultad para respirar
  • Mareos
  • Confusión
  • Dolor o presión en el tórax o abdomen
  • Vómitos persistentes
  • Síntomas tipo influenza que mejoraron, pero posteriormente reaparece la fiebre y empeora la tos.

Se recomienda buscar ayuda médica inmediata si un niño presenta los siguientes síntomas de gravedad:

  • Llanto sin lágrimas
  • Dificultad para respirar
  • Pañales sin presencia de orina o menos orina de lo habitual
  • No come o no ingiere ningún tipo de líquido
  • Piel de coloración azulada (cianosis).
  • Sueño anormal (somnolencia) o dificultad para despertar, falta de interacción con sus padres o entorno.

¿Quienes son las personas que están en mayor riesgo de enfermar?

Los principales expuestos a la enfermedad y con mayor riesgo de infecciones de mayor gravedad son los niños pequeños, adultos mayores y personas que padecen ciertas enfermedades crónicas.

Este es un listado de factores de riesgo conocidos, en los cuales el riesgo de complicaciones es mayor si ocurre una infección del virus de la influenza:

  • Asma
  • Enfermedades neurológicas y del neurodesarrollo
  • Enfermedades pulmonares crónicas como la fibrosis quistica y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)
  • Anemia falciforme
  • Enfermedades metabólicas (trastornos congénitos y enfermedades mitocondriales)
  • Diabetes
  • Enfermedades cardíacas tales como cardiopatías congénitas, insuficiencia cardíaca y enfermedad coronaria
  • Enfermedad renal crónica
  • Enfermedades hepáticas
  • Obesidad con indice de masa corporal (IMC) mayor a 40
  • Usuarios crónicos de aspirina
  • Portadores de una alteración al sistema inmune secundario a uso de fármacos (trasplantados, usuarios de corticoides, etc) o a causa de una enfermedad (VIH, cáncer y otros).

Las personas con alto riesgo de infección por influenza son:

  • Todos los adultos mayores de 65 años y más.
  • Niños menores de 5 años, particularmente los menores de 2 años
  • Embarazadas y con post parto reciente (menos de 1 mes)
  • Ciertas etnias (indígenas estadounidenses y de Alaska)
  • Personas privadas de libertad, institucionalizadas en asilos de ancianos u otros centros donde es habitual el hacinamiento

¿Cómo se puede prevenir la influenza?

Durante el invierno es muy probable que estemos a diario en contacto con personas enfermas, incluso tal vez dentro de nuestra casa tengamos a más de un miembro de la familia enfermo durante el año.

Si bien las medidas preventivas son muy útiles para evitar el contagio, no necesariamente garantizarán que no enfermaremos.

Las medidas generales más efectivas ya sea en casa, trabajo, medios de transporte público, jardines infantiles, colegios u otros lugares en los cuales hay contacto entre gran cantidad de personas son:

  • Cubrirse la boca y nariz al toser o estornudar. Puede hacerse con un pañuelo desechable y luego lavar las manos. Usar el antebrazo también es una opción válida.
  • Lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente. También se pueden usar desinfectantes para uso sobre piel o alcohol gel.
  • Evitar el contacto con enfermos.
  • Ventilar casas, oficinas y lugares cerrados.
  • Evitar lugares en los que se produzca hacinamiento. Evitar dentro de lo posible centros comerciales o locomoción pública en los horarios de mayor aglomeración de personas.
  • Acudir a las campañas de vacunación si uno está dentro de la población a proteger.

Vacuna contra la influenza

La vacunación debe realizarse antes del período en que comienzan a aparecer gran número de enfermos, por lo que lo mejor es ser vacunados no antes posible.

¿Qué vacuna se usará en Chile el año 2018?

Este año el Ministerio de Salud licitó entre diferentes oferentes, comprando este año la vacuna trivalente Influvac del laboratorio Abbott.

Esta vacuna cumple con la recomendación de la OMS (Organización Mundial de la Salud) en las cepas recomendadas para ser utilizadas en el hemisferio sur.

Las cepas que cubre la vacuna trivalente que se utilizará este año en Chile son:

  • Virus tipo Influenza A/Michigan/45/2015 (H1N1) pdm09
  • Virus tipo Influenza A/Singapore/INFIMH-16-0019/2016 (H3N2)
  • Virus tipo Influenza B/Phuket/3073/2013

En palabras más simples, la vacuna cubre contra los virus A H1N1, A H3N2 e influenza B.

¿Cuando comienza la campaña de vacunación para la influenza en Chile el 2018?

La vacunación el año 2018 comienza en 2 fechas:

  • 7 de Marzo: trabajadores de la salud
  • 14 de Marzo: personas de grupos de riesgo

¿Quiénes deben vacunarse?

De acuerdo al Ministerio de Salud, este año la campaña de vacunación contra la influenza está dirigida a los siguientes grupos de personas:

  • Embarazadas desde la semana 13 de gestación
  • Bebés entre los 6 meses a los 5 años 11 meses y 29 días.
  • Adultos mayores (65 años o más).
  • Trabajadores de ciraderos de cerdos y aves.
  • Enfermos crónicos entre 6 y 64 años que padezcan alguna de las siguientes condiciones de riesgo:
    • Diabetes de cualquier tipo.
    • Asma, EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), fibrosis quística, fibrosis pulmonar.
    • Cadiopatóas congénitas, reumáticas, isquémicas y miocardiopatías de cualquier tipo.
    • Insuficiencia renal etapa IV o mayor.
    • Pacientes con insuficiencia renal en diálisis.
    • Insuficiencia hepática crónica
    • Obesidad mórbida (IMC igual o mayor a 40).
    • Enfermedades neuromusculares congénitas o adquiridas que produzcan alteraciones en la deglución o eliminación de secreciones respiratorias.
    • Enfermedades autoinmunes como lupus, esclerodermia, artritis reumatoidea y otras.

La vacunación también está indicada en ciertas enfermedades, pero con la salvedad que la enfermedad se encuentra estabilizada, es decir el médico tratante puede decidir retrasar la administración de la vacuna porque la persona está con riesgo muy alto:

  • Personas con cáncer en quimioterapia, radioterapia, terapias hormonales, quimioterapia o cuidados paliativos.
  • Portadores de VIH estén o no en etapa SIDA.
  • Inmunodeficiencias de cualquier tipo (congénitas o adquiridas).
  • Hipertensión arterial en tratamiento.

Adicionalmente deben vacunarse todos los trabajadores, voluntarios o estudiantes autorizados, que desempeñan sus labores en recintos de salud:

  • Establecimientos asistenciales públicos, no sólo las personas en contacto directo con enfermos. Deben vacunarse las personas que se encuentran en servicios de apoyo clínico, los de unidades administrativas y apoyo logístico.
  • Establecimientos asistenciales privados o institucionales en los cuales se hagan atenciones de urgencia y/o hospitalización. Deben vacunarse las personas que se desempeñen en tareas que involucren la atención de enfermos y las personas de áreas de apoyo clínico (laboratorios, bancos de sangre, radiología y alimentación).

En los trabajadores de la salud, cobra vital relevancia en los que se desempeñan en los servicios de urgencia y hospitalizados.

Revisa lo que han opinado desde la Sociedad Chilena Infectología en la prensa.

Equipo Supermadre