Revisa nuestras redes sociales

Este mes ordenaré menos que nunca

destacada

Este mes ordenaré menos que nunca

Por Daniela Méndez

Este mes quiero terminar un proyecto muy especial, en el que llevo un año trabajando. No solo “quiero” si no que lo DESEO icon toda el alma!. Para simbolizar su importancia me comprometí con una fecha de entrega, así que terminando diciembre entré en la cocina para contarle a mi esposo ¡muy emocionada! sobre mis planes para el comienzo del 2023.

Cuando abrí la puerta, él me mostró muy animado un orden hermoso que había hecho en algunos de nuestros cajones. Me encantó y me alegré mucho, porque a una parte de mí le fascina el orden y las despensas impecables. Pero salieron de mí unas palabras que prácticamente no pensé y que, al escucharlas, lo hicieron reír no solo a él, sino a mí también: “Pues yo el próximo mes voy a ordenar menos que nunca”.

Tienes que leer esto:  realme lanza el GT NEO 3 edición limitada ‘Thor: amor y trueno’

Nos reímos los dos a carcajadas y le conté por qué: si quería terminar mi proyecto, no podía ¡ni quería! ocupar mi tiempo ordenando más que lo mínimo indispensable ¡no ahora!

Esta frase que salió de mí, de mi alma, puso al tanto a mi esposo de una decisión mía que no pensaba soltar por cualquier motivo. También me puso un límite a mí misma, porque me conozco y necesito aceptar que a veces para hacer un deseo realidad (terminar un libro) necesito soltar otro deseo (mantener la casa tan ordenada como me gustaría, por una temporada).

Y ¿por qué te comparto esto, querida?

Porque una de las cosas que he descubierto en asuntos de maternidad es que, para mantener la salud mental, es importante elegir dos o tres deseos – no seis ni diez ni veinte. Ojalá fuéramos “ilimitadas” e “infinitas” pero, como dice Sylvia Plath, somos “terriblemente limitadas”.

Tienes que leer esto:  ¿Qué es el "vamping" y cómo afecta al cerebro?

Por eso, no “pretender” llegar a todo “siempre” es algo muy importante para tener presente en la vida adulta y muy especialmente en la maternidad donde un montón de preocupaciones, exigencias y tareas, tantas veces nos abruman con una sensación de “responsabilidad” sin igual.

Aprender a vivir con esos “turnos” de deseos (por una temporada priorizo esto y aquello, y por otra esto y lo otro) es uno de los secretos que me “susurro” para cuidarme, amar con mayor suavidad y alcanzar los sueños que le hacen bien a mi yo mujer y a mi yo mamá. También para vivir la maternidad con expectativas reales, amables y no de mamá de foto de “Instagram”.

¡No tengo que llegar a todo! ¡No quiero llegar a todo! ¡Quisiera -a veces- debo confesarlo pero hoy decido buscar y encontrar mis más grandes prioridades, mis deseos más importantes!, son algunas frases que nos pueden ayudar a esa parte de nosotras que a veces se siente con superpoderes y que tiene la esperanza de llegar a todo aunque acabe extenuada y enojada.

Tienes que leer esto:  El verano y el control de esfínter 

No tienes que llegar a todo, querida, ninguna lo hace, de hecho, ni la que parece. Todas fallamos a veces.


Daniela Méndez es psicóloga psicoanalista, dedicada a la psicología femenina y autora de Prometo Amarme. Una de sus motivaciones más importantes es descubrir cómo vivimos las mujeres la experiencia de maternidad. La puedes encontrar en su Instagram: @espaciodanielaalma y en su página web: danielaalma.com

Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en destacada

Subir
A %d blogueros les gusta esto: