Revisa nuestras redes sociales

“Estoy aburrido”: ¿cómo aprovechar ese momento y evitar un berrinche?

Hijos

“Estoy aburrido”: ¿cómo aprovechar ese momento y evitar un berrinche?

“Estoy aburrido”. Es probable que esta frase, en modo reclamo, la escuchemos más de una vez al día, especialmente este último tiempo, que debido a la pandemia del Covid-19, debemos combinar el teletrabajo, las tareas del hogar y la entretención de los niños en un mismo lugar y, muchas veces, de forma paralela.

Varios expertos en educación insisten en que es “bueno” que los niños se aburran, porque estimula la creatividad. Y es que es difícil que la imaginación surja si constantemente tenemos la solución a nuestros problemas o gran cantidad de estímulos alrededor. Las grandes ideas nacen de pensar mucho, no es casualidad que los escritores, dramaturgos o científicos necesiten espacio a solas para poder crear.

Pero estamos de acuerdo también en que si eso significa tenerlos llorando al lado, mientras se trabaja o cocina, sin duda dejar que se aburran no es una opción viable. ¿Cómo hacerlo entonces? ¿Qué estrategias aplicar en ese momento y evitar que ese reclamo se convierta en un berrinche?

¿Qué hacer cuando un niño se aburre?

Lo primero y más importante, es entender que esto no es una fórmula matemática con resultado inmediato. Porque se trata de un proceso que requiere de dar gradualmente independencia y autonomía a los niños en sus acciones, decisiones y preferencias. Con ello, se logra que progresivamente puedan decidir lo que les gusta, atreverse y  hacer gran cantidad de cosas sin necesitar siempre a un adulto a su lado.

Tienes que leer esto:  Casa segura: con pequeños deambuladores

Es por esto que no debemos esperar entonces a que nos reclamen aburrimiento para creer que son capaces. Comencemos a empoderarlos antes dándoles responsabilidades, dejándolos algunos ratos solos (siempre a la vista y sin descuidarlos), de manera que vayan logrando esa autonomía necesaria.

Ideas para el aburrimiento infantil

  • Usa un reloj de arena o temporizador

Los niños son concretos y necesitan “ver” las explicaciones, un buen reloj de arena o temporizador  es una excelente idea para marcar los tiempos: “Cuando se termine la arena podremos jugar juntos o , cuando suene la alarma es señal de que puedo descansar del trabajo y ver lo que pintaste”.

  • Calendario de responsabilidad 

Un calendario con listados de “tareas de la casa” que el niño pueda leer (si no lee se puede hacer con pictogramas, recortes, dibujos), ayuda a evitar que tengan tanto tiempo libre: ordenar calcetines, guardar la loza, poner la mesa, clasificar juguetes, buscar determinadas cosas en una revista, son ideas que los mantienen tiempo ocupados y que podrían pasar a  ser su responsabilidad.

  • Juguetes sorpresa
Tienes que leer esto:  ¿Por qué es bueno que los niños jueguen? Enséñale a tus hijos usando sus juguetes

Para lograr que los niños se interesen en jugar con sus juguetes, es guardarlos todos e ir sacándolos por turno, de sorpresa: “Hoy le toca salir del cajón a los legos, los autos, las tacitas y los cubos. Mañana le tocará a.…, etc.”. Esto genera la necesidad de aprovecharlos y mayor interés en los que vendrán.

  • Caja de la entretención

Otra estrategia es crear con ellos un frasco, caja o sobre, con diferentes ideas de juegos/tareas/acciones escritos o dibujados en papel en su interior. La idea es hacerlo con ellos para motivarlos y sean actividades que les guste hacer y no requieran de un adulto para realizarlas.

Así,  cada vez que esté aburrido puede acudir a la “caja de la entretención” que le dirá qué hacer al azar. Es un juego para ellos y un desafío que no necesita de un adulto mediando. Cada vez que se les ocurra algo entretenido y autónomo, se puede agregar a esta caja y así tener una batería de ideas que funcionan por si solas.

  •  Cuida la forma en que les hablas
Tienes que leer esto:  ¡Busco colegio! Lo que debes saber sobre los procesos de postulación y admisión

Finalmente, recuerda que el lenguaje invita o limita. Muchas veces la forma en cómo le hablamos al niño puede contener o desatar un berrinche o pataleta. Si en vez de decir: “Estoy ocupado(a)”, le decimos: “No es un buen momento para leerte el cuento ahora, pero después de la comida puede ser un buen momento”, ayudará a desarrollar empatía y tolerancia a la frustración en los niños.

 

Marcela Valdivia

Educadora de párvulo. Magíster en educación y familia.

Directora Jardín Infantil Andalué

Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Hijos

Subir
A %d blogueros les gusta esto: