Bebés XL: Posibles causas

  
Según la última Encuesta Nacional de Salud, un 51% de las mujeres entre 14 y 44 años tienen sobrepeso y obesidad. Un dato importante, si consideramos que son candidatas firmes a desarrollar una diabetes gestacional, una de las principales causas de bebés macrosómicos (muy grandes) a la hora de nacer.

Se calcula el peso y la altura considerando también la edad gestacional, pero en general, los bebés que sobrepasan los parámetros de las tablas son considerados de riesgo. Por encima de los 4 kilos comienzan a ser observados, pero los casos que se vigilan como potencialmente patológicos son los que alcanzan pesos superiores a 4 kilos y medio. En realidad, el peso gestacional alto se considera el que supera el percentil 90.

Entre los riesgos que se presentan en los recién nacidos de tamaño más allá del normal son las hipoglicemias neonatales y el traumatismo obstétrico del parto.

Tienes que leer esto:  La dieta del amor: alergias alimentarias y maternidad

Sin embargo, un inédito estudio –realizado por un grupo de médicos de la División de Obstetricia y Ginecología de Red de Salud UC CHRISTUS y que fue publicado por la prestigiosa revista Obesity Journal- cambia el paradigma en relación al tratamiento de las embarazadas que presentan esta enfermedad.

El grupo de investigación liderado por el Dr Pablo Olmos, publicó información nueva y relevante para explicar una de las causas menos evidentes de los bebés exageradamente grandes en madres obesas o con sobrepeso y que presentan diabetes gestacional: los triglicéridos altos.

Hasta antes de obtener los resultados de esta investigación, los médicos responsabilizaban a sus pacientes de no seguir la dieta indicada o, incluso, de hacerla sólo un poco antes de sus controles médicos.

El especialista agrega que, actualmente, el control de la embarazada con diabetes gestacional se remite exclusivamente a evaluar los niveles de glicemia y los rangos de crecimiento del bebé. Sin embargo, con los resultados de este estudio, se cambia el tratamiento de la diabetes gestacional y se abre la necesidad de explorar también los lípidos de estas pacientes. De esta manera se les indica un apoyo nutricional no sólo de restricción de hidratos de carbono, sino que también se les recomienda la disminución del consumo de grasas y así bajar los niveles de triglicéridos (cremas, mantequilla, quesos, jamón, chorizos, entre otros) y en menor escala, los azúcares refinados que ya están reducidos en la dieta para diabéticos.

Tienes que leer esto:  Niños de Vacaciones: nueva organización familiar

En los países desarrollados, donde los índices de obesidad y diabetes son mayores y la maternidad se retrasa, aumentan los casos de macrosomía. Por ese motivo, un buen seguimiento del embarazo hará que los médicos estén alerta y puedan actuar en el parto de modo adecuado.

Equipo Súper Madre  

Tienes que leer esto:  Factor RH: una incompatibilidad de cuidado 
A %d blogueros les gusta esto: