Comenzó mi trabajo de parto ¿qué hago ahora?

  
El trabajo de parto es un proceso que comienza progresivamente: de a poco empiezas a sentir la panza dura, luego algunos dolores y así se van incrementando los síntomas. Tómalo con calma, recuerda que es un proceso normal y que tu cuerpo es sabio.

El proceso de las contracciones se divide en dos etapas:

Fase latente: comienzan las contracciones de manera irregular, son de corta duración y a pesar de que sientes molestias y dolor en la parte baja de la espalda, puedes continuar con lo que estabas haciendo.

Fase activa: las contracciones comienzan a ser seguidas y más molestas, donde ya no te puedes concentrar en nada más que en ti, en respirar, relajarte y tu bebé. En esta fase el cuerpo busca que te concentres en lo que está pasando para poder conectarte con el momento del nacimiento de tu guagua.

Tienes que leer esto:  Baby Awake : ¿Qué siente tu hijo dentro del útero?

 EMPEZÓ MI TRABAJO DE PARTO

Llevas 9 meses esperando este momento, imaginándolo y aprendiendo de cómo serán para saber qué hacer. Las ansias podrían paralizarte y sentarte a esperar que continúe o partir al hospital. Error! Eso solo aumentará tus ansias y se transformará en los minutos más largos de tu vida.

Lo mejor es continuar con tu vida relativamente normal. No ir a correr una maratón, pero si mantenerte activa en tu casa o actividades sencillas, mantenerte en movimiento alivia el dolor y prepara el cuerpo 

¿Algunas ideas?
– Dormir: si es de noche o estás cansada, ¡duerme! más adelante no podrás hacerlo porque las contracciones te mantendrán alerta,  así que este es el momento para tomar un descanso antes del parto.

– Cocinar : si te gusta cocinar y te relaja, pasar el tiempo en eso puede ser muy útil. Dejas cosas listas (y ricas) para cuando llegues de vuelta de la clínica. ¡Trabajo adelantado!

Tienes que leer esto:  EJERCICIO CARDIOVASCULAR EN EL EMBARAZO

– Trabajar en el jardín: es una actividad tranquila, entretenida y a la vez tiene características relajantes ¡impresionantes! Estar en contacto con la naturaleza hará que bajes las revoluciones y te conectes contigo misma.

– Júntate con una amiga: si habías quedado con planes de almuerzo o a tomar el té, hazlos. Pasaras un momento relajado, te divertirás y con eso producirás endorfinas. Lo que te ayuda con el dolor y molestias. Además, el rodearte de mujeres te hará sentir más segura y acompañada en este proceso tan femenino.

El proceso es largo, así que no te preocupes. Tienes tiempo y tu cuerpo te avisará (por el dolor y la frecuencia de contracciones) cuando es el momento de enfocarte solo en hacer nacer a tu hijo. 

Tienes que leer esto:  Povidona Yodada ¿Por qué no deberíamos usarla en casa?

Mientras tanto ¡disfruta el viaje!
María Jesús Leturia I.

Doula

instagram: doula_online

 

A %d blogueros les gusta esto: