¿Cómo afecta la tecnología a nuestros niños?

Preguntas frecuentes (entrevista para Diario La Tercera) ¿Qué te parece que en los espacios sociales de las casas, living o salas de estar, se generen verdaderos centros de entretención familiar en torno a los televisores, en los que se integran múltiples dispositivos?

Me parece que cada familia ordena sus prioridades y se reúne en torno a espacios o actividades que les parezca importante fomentar y compartir. En el caso de los centros de entretención que se basan en televisores, me parece que existen otro tipo de actividades que fomentan mejor el vínculo, el intercambio afectivo y el conocimiento de los miembros de la familia. Sin embargo si no se hace reunión exclusiva en torno a éstos, si se comparten otras instancias también en donde la tele no sea un pretexto, está bien.

Debe equilibrarse y fomentar el encuentro afectivo, de conversación entre los miembros de la familia para no correr el riesgo que nuestros niños crezcan sintiéndose solos o en un entorno con escaso contacto afectivo.

 ¿Crees que estas nuevas tecnologías integradas a los televisores inteligentes, interactivos e hiperconectados son un buen medio para reunir a padres y niños? Insisto en que es más beneficioso para la familia que nos contactemos en actividades que podamos interactuar cara a cara, en las que nos miremos a los ojos y ayuden a conocernos y a saber como se está sintiendo el otro. Básicamente porque es la interacción que los niños deben aprender para sortear las dificultades y las tareas en la adultez e inmediatamente entre pares.

Pasa a veces que los niños no saben jugar en el colegio con otros niños, porque no tienen un aparato de televisión o un playstation en este lugar, y como no tienen esa vivencia de interacción en familia, quedan aislados o aburridos en el contexto escolar. Los padres deberíamos, más que usar la tecnología para vincularnos con nuestros hijos, usarla para enseñarles a medirse en ésta y a tener cuidado para no exponerlos, sin resguardos, a un espacio que es complejo. Las tecnologías de juegos interactivos son mejores, ya que permiten que los niños se ejerciten corporalmente. Lo ideal es que jueguen una hora diaria como máximo y que inviten amigos o que integren a otro miembro de la familia. Cuando se hace de esta manera, cuando participamos de la actividad con nuestros niños y cuidamos el tiempo para que lo alternen el contacto directo con pares en otras actividades, puede ser favorable ya que los últimos estudios en neurociencia indican que esta actividad genera nuevas conexiones neuronales que fomentarían la capacidad de razonamiento, obtención de metas, planificación. Siempre y cuando sea un uso supervisado y alternado con otras interacciones cara a cara.

Tienes que leer esto:  El efecto Mozart no existe, sus beneficios son un mito

¿Es necesario el control parental en los televisores inteligentes (conectados a Internet) o para los contenidos de la tv. Abierta o del cable? A qué edad se debieran limitar ciertos contenidos a los niños, por qué, y cuáles serían las palabras claves o contenidos que se debieran filtran para no perjudicar su sano desarrollo?

Es necesario el control parental, la supervisión, pero profundamente el acompañamiento. Un niño que se siente solo, cuando tenga inquietudes frente a un tema, va a buscar respuestas de la manera que tenga más a mano y sin acercarse a un adulto significativo. Un niño que tiene acceso a internet sin supervisión, es como un niño que sale a la calle solo: evidentemente no puede hacerlo porque estaría frente a muchos riesgos que aún no sabe como evitar, por otro lado podría no tener claro el camino y entrar en sitios peligrosos para él. Las palabras más buscadas, en internet, por los niños entre 6 y 12 años es “sexo” y “Porno”, claramente porque es de lo que menos hablamos los adultos con ellos. Los invito a “googlear” ambas palabras y ver las imágenes e información a la que están expuestos los niños al hacer un ejercicio tan simple como este. Entonces es necesario el corta fuego, es necesario la revisión del historial, es necesario el control parental y fundamentalmente sentarnos junto a nuestros hijos cuando están navegando en inet o viendo tv. Así poder ir guiando lo que vemos, ir orientado, sugiriendo y contestando preguntas. Compartir es básico, conectarse afectivamente. Insisto. Sugiero evitar que los niños estén expuestos a internet sin supervisión, es preferible que no tengan acceso entonces. Que lo hagan cuando estén las condiciones necesarias para estar resguardados frente a las dificultades que podrían generarse. Debemos enseñarles a no acceder si no hay un adulto con ellos.

Tienes que leer esto:  Jugando: Aprendo a transformar

¿Te parece una buena opción sacar del dormitorio de los pequeños los televisores y disponer de un gran TV que posibilita la interactividad familiar en el living mejor?  

Me parece buena idea sacar la tv de los dormitorios, sin duda. Dar espacio a un descanso sin alteración previa (deben estar lejos del computador y de la tv. Por lo menos 45 minutos antes de dormir para propiciar un buen descanso) y evitar que estén expuestos a contenido poco adecuado para su edad sin acompañamiento. Sería bueno que todo elemento tecnológico tenga una ubicación que nos permita supervisar, acompañar, no permitir que los niños exploren el ciberespacio en soledad (desde sus teléfonos por ejemplo). Recordemos que están expuestos a diversas situaciones en las que pueden verse gravemente afectados. Una hora diaria, en compañía de un adulto que esté en sintonía con lo que está haciendo el niño (que esté concentrado en lo que pasa ahí y no en su propio smartphone). Un adulto que sea significativo para el niño y que vaya explicando. A medida que van teniendo guías en torno a lo que pase en inet sabrán sortear las dificultades que se vayan presentando a medida que crecen y que les vamos dando permiso para realizar actividades virtuales solos.

Tienes que leer esto:  Se desinfló el patito de hule gigante - ¿Por qué se rompen los juguetes?

Varinia Signorelli C.

A %d blogueros les gusta esto: