Revisa nuestras redes sociales

Educar sin gritar

ABCD

Educar sin gritar

¿Te pasa que sientes que intentas no gritarles a tus hijos pero no lo logras? La autora del libro ‘Guía para madres y padres imperfectos que entienden que sus hijos también lo son’, Tania García, entregó a Bebés y más algunos consejos para evitar los gritos. Acá de contamos cuáles son.

1. Ponte en su lugar

La empatía es fundamental para las relaciones. Nos permite comprender por qué las otras personas actúan de alguna manera o qué es lo que necesitan en ciertos momentos. Sobre todo, en los momentos más difíciles detenerte un momento a intentar reflexionar para no dejarte llevar por la rabia: la infancia es un momento en que nos hace falta recibir mucho apoyo y cariño. No mires a tus hijos con ojos de adulta, trata de ponerte en su lugar y entender qué es lo que de verdad te están pidiendo.

Tienes que leer esto:  Nuevos desafíos en el aula

2. Da el ejemplo

Tus hijos harán lo que tú hagas, no lo que tú les digas. Por eso, recuerda que si gritas aprenderán a gritar. Enséñales con el ejemplo a ser personas respetuosas y amables, a respetar a los demás y a tomar buenas decisiones. Nunca les hagas lo que no quieres que hagan a ti.

3. Conoce tus emociones

Si comprendes y gestionas lo que te pasa, podrás manejar mejor los momentos críticos o cuando las cosas no resultan como quieres o esperas. No somos perfectos, pero podemos trabajar para ser cada vez mejores personas y así guiar a nuestros hijos.

4. Reflexiona

Una vez que sabes qué te pasa y por qué,  es el momento de respirar profundamente y reflexionar sobre si aquella situación es tan importante o grave o solo te lo parece a ti desde tu mirada adulta. Si es algo a lo que haya que ponerle atención, tenemos que solucionar el problema desde la empatía y la coherencia.

Tienes que leer esto:  ¿Qué puedo hacer para dejar de autoexigirme?

5. Acompaña sus emociones

Ofréceles apoyo a tus hijos independiente del motivo que les haga enojar o sentir frustración. Es importante que se sientan queridos de manera incondicional: eso no quiere decir que avalemos una acción que no es correcta, pero sí que sientan que estamos para ellos.

6. Diálogo positivo

Tanto lo que decimos como la forma en que lo decimos es importante. Hay que dialogar con calma, con un tono de voz tranquilo y poniéndote a la altura de tu hijo/a. Debes explicarles de manera empática, sin gritos ni chantajes, para comprender y apoyar sus necesidades emocionales.

7. Escucha desde el corazón

A veces estamos muy ocupadas y nos cuesta escuchar de manera activa nuestros hijos. Es importante darnos el tiempo de escuchar con empatía y sin emitir juicios, así podremos acompañarlos en sus emociones y en temas que son importantes para ellos en su día a día.

Tienes que leer esto:  Mi hijo/a tartamudea, ¿qué debo saber?

8. Si gritas, pide perdón

De esta manera les enseñarás que todos podemos equivocarnos y que es importante pedir disculpas cuando eso ocurre.


Es texto es una adaptación de Supermadre. El artículo original fue escrito por Lola Rovati para Bebés y más y lo encuentras aquí.

 

Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en ABCD

Subir
A %d blogueros les gusta esto: