Revisa nuestras redes sociales

Sufrir bullying en la infancia afecta a tu vida adulta

Actualidad

Sufrir bullying en la infancia afecta a tu vida adulta

Todo lo que vivimos durante la infancia impacta de alguna y otra forma en la adultez. En el caso de las personas que han sufrido bullying cuando niños, muchas veces queda una herida que condiciona sus relaciones cuando son adultos.

Claro que no para todo el mundo es la misma experiencia. De acuerdo a Kaltiala-Hein y colaboradores, en el caso del bullying y cómo afecta en el resto de la vida, influyen aspectos como el tipo de acoso, la intensidad del mismo, su duración y su persistencia,

Dentro de las consecuencias psicológicas se encuentran, por ejemplo, la ansiedad, menor autoestima, depresión y estrés. Al convertirse en adultos, haber vivido esta experiencia traumática puede dejar secuelas.

Tienes que leer esto:  Guía para prepararse en casa: ¿Qué hacer en caso de un terremoto?

1. Impacto en la autoestima

Lo que vivimos durante la infancia (etapa en la que se configura la autoestima) impacta directamente en la percepción de nosotros mismos. Así, la autoestima sale perjudicada en la niñez pero también en la edad adulta. El resultado es que si hemos sido víctimas de bullying crecemos con sentimientos de ser poco válidos o poco importantes.

2. Desconfianza hacia los demás

Si un niño es maltratado, es posible que crezca pensando que las personas son malas. Esta distorsión cognitiva afecta su manera de relacionarse y percibir a los demás, o interpretar sus intenciones.

3. Inhibición social

Puede mostrar dificultades para vincularse e interactuar: se relacionan desde el miedo a resultar heridos de nuevo, el temor al rechazo y a la soledad. Es una vinculación débil e insegura, con dificultad para establecer vínculos profundos y seguros para ellos.

Tienes que leer esto:  El autismo no es una enfermedad

4. Dificultades sociales

Sufrir bullying en la infancia puede interferir también en las habilidades sociales, como relacionarse y hacer amigos, porque al encerrarse en sí mismo no vive las experiencias que las desarrollan, lo que puede presentarse como dificultades para relacionarse en la adultez.

5. Dificultad para poner límites

Cuando durante la infancia sufrimos bullying y no sabemos cómo detenerlo, no aprendemos a poner límites ni a defender lo que queremos, y resulta más difícil aprender cuando ya somos personas adultas.

Podemos sanar

Ser víctima de bullying es una experiencia traumática, y necesitamos abordarla como tal. Buscar apoyo social, familiar y terapéutico para abordar los temas que nos dañaron en la infancia y sanar las heridas que dejaron.

Tienes que leer esto:  Los secretos de Navidad explicados por la ciencia

Este texto es una adaptación de Supermadre. El artículo original fue escrito por Laura Ruiz Mitjana para Bebés y más y lo encuentras aquí.

Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Actualidad

Subir
A %d blogueros les gusta esto: