Confesiones de un Aspergeriano: En Las Fauces del Horror
Revisa nuestras redes sociales

Confesiones de un Aspergeriano: En Las Fauces del Horror

Psicología

Confesiones de un Aspergeriano: En Las Fauces del Horror

julien-nonnon-urban-safari-hipster-animals-paris-Alternopolis-2015-6

Hace unas semanas leyendo la noticia sobre las duras criticas que recibió el canal Mega por transmitir un filme cómico de horror sobre zombies en horario infantil, me topé con duros comentarios de la gente, en la mayoría de ellos usando muy “fuertes” palabras, para acusar una actitud mojigata por parte de quienes se quejan de lo nocivo que es el filme en cuestión.
La situación no me sorprendió, ya días antes me había topado en la internet con alguien que con cada foto escabrosa que puso de la serie Hannibal, acompaño una descripción destacándolas como si hubiera belleza en las imágenes…podría seguir contando otras situaciones como estas y peores que se están dando en la vida cotidiana y a las que están muy expuestos principalmente niños y adolescentes pero al final todo se reduce a preguntarse: ¿A que han llegado los medios de comunicación y entretención? ¿Es vano puritanismo? ¿O que tan adecuada es la razón para que a algunos nos moleste bastante?
Puede parecer una exageración de mi parte, pero debo agregar un hecho más, de no menor relevancia: por años no ha sido raro que oiga a cercanos y conocidos quejándose que sus hijos, o niños de otras personas están obsesionados con todo lo que tenga que ver con el terror y cosas macabras, y por un lado los entiendo muy bien, viví esa experiencia, como todo niño me encantaban los juegos y actividades relacionadas con el miedo no solo por lo emocionante e impredecible sino también porque era un desafío a actuar con valentía y mostrar coraje ante las pocas personas con las que interactuaba.
El problema es que lo que comienza como un juego corre el riesgo de convertirse en un serio problema, de corto a largo plazo, debido a que la gente olvida que los límites fueron creados por una razón, tan simple como si nos tiramos de lo alto de un risco nos mataremos, a no ser que usemos algún aparato para no chocar fuertemente contra el suelo, porque no tenemos alas. La mente tiene estos límites para procesar los datos, la llamada madurez o “criterio formado” que se nos decían en antaño, cuando había una fuerte censura y control de contenidos.
Pero estoy muy de acuerdo que no debemos dar paso a la hipocresía, siendo muy honesto estamos en un mundo inmerso en violencia de todo tipo, que surge de una actitud insensible e indiferente, y hago la separación destacando que en un caso la persona puede atestiguar y hasta mantener cierto interés (o incluso, eventualmente, preocupación) por un acto, mientras en el otro ni siquiera presta atención a este, para el tema en cuestión, ambos son preocupantes más la forma en como deben ser tratados amerita un gran y particular cuidado.
Porque este no es un tema nuevo, cualquiera que vea “los Simpsons” recordará el pobre análisis que se hizo hace más de dos décadas en un episodio cuando se cuestionó el gran daño que causaba “Tomy y daly”. La gravedad de esta apología a la violencia radica en que esa serie animada fue hecha para adultos y eventualmente se transformó en un programa familiar, donde lo que en un principio era una sátira de lo que se veía en los dibujos animados como “Tom y Jerry” y “Looney Tunes”, un tipo de humor de antigua data denominado “slapstick” por su exagerada actividad física, sin considerar otros factores, por una cuestionable falta de criterio, abrió camino para la llegada de otras animaciones como “Happy Tree friends” que repetían el mismo patrón conductual de los dibujos que veía Bart y Lisa solo que acentuando la apariencia tierna de los personajes, con una actitud escalofríanmente despiadada y muy detallados efectos de la, valga la redundancia, violencia, con una seriedad, que en lo personal, no entiendo como pudo considerarse cómico.
No hubo un buen manejo de la difusión de los efectos de la constante exposición a este tipo imágenes, es decir, primeramente como mencionaba, se transformó en un programa familiar un dibujo que no lo era, sin eliminar los contenidos inadecuados; después el transmitir en horario de todo publico otros programas que no lo son, pese a que hubo canales que difundieron reportajes detallando la nocividad de estos productos fue acostumbrando a la población a esos contenidos.
De esto, la doctora Valeria Rojas citando un “articulo en revisión” del año 2001 (*a) realizado por la Academia Americana de Pediatría, la Asociación Médica Americana, la Academia Americana de Psiquiatría de la Infancia y Adolescencia y la Asociación Americana de Psicología destaca tres efectos de la violencia en los medios de comunicación que cito de manera semi textual:
1 – Un efecto mimético directo: Consistente en una actitud favorable hacia el uso de la violencia como medio para resolver los problemas, que deriva en un aprendizaje e imitación de los actos a los que están expuestos de manera constante.
2 – Un efecto Indirecto: una insensibilización al dolor ajeno y una predisposición a tolerar la violencia del mundo social.
3 – Una sobrestimación de la violencia real la que deriva en cuadros ansiosos, depresivos etc. al creer que se esta en un inminente o constante riesgo.
Sin embargo, es menester volver a la idea principal que es la subestimación o indiferencia de los efectos que producen la violencia y elementos macabros, al no haber un buen manejo, o mejor escrito, explicación de porque requiere ser controlada la exposición tanto a niños como en general todo publico, y me refiero a todo publico, no en el sentido de censurar sino en advertir los contenidos, educar sobre lo que llevan, al no asumir la gente el efecto mental que se va generando, tan simple y fuerte como un fumador compulsivo que tiene predisposición al cáncer al pulmón, que al informársele que si no deja el tabaco va a morir, no presta atención hasta que cuando ya esta agonizando le echa la culpa a las tabacaleras y aunque tenga mucha razón sobre las responsabilidades que están tienen, con pesar una cuota de responsabilidad es de quienes nos exponemos a lo que nos es dañino.
Respecto al “Desorden de Asperger” debemos recordar que los intereses restringidos y conductas obsesivas, son algunas de las características esenciales, por lo que no ha de ser extraño que esta exposición constante generé algunos de los efectos descritos en párrafos anteriores.
Eso no significa que vayamos a volvernos violentos o totalmente insensibles, de hecho me ha sorprendido toparme en mas de alguna ocasión con niños y adolescentes que han percibido encomiablemente bien los elementos violentos en productos infantiles, a veces incluso cuando están ocultos, lo para desgracia de ellos han sido un obstáculo, sintiendo temor, en vez disfrutar plenamente de estos, por la falta de criterio de los fabricantes quienes creen que los harán mas emocionante.
Por eso es esencial recordar que Tony Atwood nos caracteriza en su guía como generalmente “muy lógicos” (*b) lo que se reafirma en las palabras de Maricarmen Aguilera en su, anteriormente mencionado, libro: “un pensar diferente”, el poseer “pensamiento es visual, lógico, y concreto” (*c), idea que debo destacar para reafirmar que no basta con prohibir o meramente guiar, es necesario ser aún más explicito, practico, nunca subestimar la inteligencia del niño o adolescente al momento de explicar, pero si detallista sobre porque no debe ver, leer o jugar con algo que tenga un grado de violencia inadecuada para su edad.
Por ejemplo: Mi padre a diferencia de mi madre antes de prohibirme una película la veía y me decía con buenas razones porque no debía verla, de hecho hasta este día hay filmes que no he visto por su recomendación, en cambio mi madre me prohibía con tanta falta de fundamento que una vez me las ingenié para que viera la película que me había prohibido (después que se enojó cuando supo que lo ví, acompañado de mi padre) y me encontró la razón, incluso le gustó.
Se sabe muy bien que uno de los graves problemas prohibiciones y/o censura, no solo es el atentado a la libertad individual, sino también una reacción en rebeldía a lo no permitido, que ha alimentando una conducta que algunos pueden considerar como “libertinaje”, por ello reitero, que la cuestión no es prohibir sino educar para que la persona ejerciendo su libertad responsablemente se comporte entendiendo el daño a si mismo y a los demás, procurando su pleno bienestar como parte fundamental de la vida en sociedad.
La gente no sopesa el gran efecto que tiene su comportamiento, porque nos hemos vuelto egoístas e insensibles y ¿como no va ser así? , ¿Cuántas veces hemos visto en las noticias que gente ha muerto en calles y pasillos sin recibir ayuda?, que la decisión de unos pocos dañe a muchos sin un freno, casos hay cientos y lo que “el ser aspergeriano” implica es lo mismo que toda la sociedad requiere: razones concretas, lógicas, bien fundamentadas.
En el caso de los padres siempre la mejor lección es el ejemplo, porque su vinculo con los hijos es emocionalmente mucho mas profundo de lo que a veces imaginan, por tanto ellos requieren el modelo, si esperan que sean pacíficos y responsables deben estar con ellos mostrándoles y enseñándoles como vivir en paz, en todo momento y lugar.
Como anécdota recuerdo haber estado en la feria del libro en la estación Mapocho preguntando por algún texto sobre Gandhi, a lo que me dijeron que buscara en la sección infantil…ojala hubiera encontrado alguno allí, ya que es de vital importancia en estos tiempos divulgar las lecciones de los grandes defensores de derechos y promotores de la paz, sobre como enfrentar toda la violencia en que vivimos con una actitud respetuosa, responsable y considerada hacia todo el mundo, el verdadero valor que se requiere para poner la otra mejilla, tratar con respeto a alguien que ha sido grosero con nosotros, porque los mas grandes monstruos no son los que se encuentran en el cine, televisión, libros o videojuegos sino los que se rinden cobardemente a sus instintos y actitudes egoístas dañando a quienes se topan con ellos.
¿Cuantas veces los Aspergerianos hemos sido cuestionados, menospreciados e incluso temidos por nuestras supuesta falta de dominio propio o mal llamadas pataletas?, cuando es quizás mas común verla en gente que no vive con esta maravillosa condición, por eso indistintamente las personas, debemos aprender a ser valientes como nadie mas lo imagina, usar nuestras virtudes para contrarrestar con honor esta despiadada realidad, es aquí donde la fantasía y el idealismo aspergeriano debería ser no solo tomado en cuenta por padres y educadores sino potenciado y guiado para que todos aprendamos a reparar el daño que esta sufriendo nuestra sociedad con el cuidado y cariño que todos merecemos, pero como cantaba Bruce Springsteen: “…es un largo camino a casa”

Tienes que leer esto:  Pataletas, desde ahora un desorden mental

 

Juan Carlos Sánchez Emilfork.

Aspergeriano. Co terapeuta de Isabel López Turner, Psicóloga quien trabaja con pacientes Asperger en Concepción

isabellopezturner@gmail.com

(*a) http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0370-41062008000700012&script=sci_arttext
(*b) Página 168
(*c) Página 55

 

Seguir leyendo
Publicidad
Esto también te podría interesar...
Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Psicología

Subir
A %d blogueros les gusta esto: