Revisa nuestras redes sociales

Conocer las emociones para autoregular

destacada

Conocer las emociones para autoregular

Por Macarena Salfate

¿Se han dado cuenta que muchas veces decimos “cálmate”?

Incluso muchas veces nos han dicho eso…

Pero ¿cómo fue que aprendimos a “calmarnos”? ¿Alguien nos enseñó? ¿Lo vimos en la tele? ¿Nos lo dijo la experiencia?

Esta vez, voy a contar mi experiencia como profesora. Es que muchas veces los niños no saben cómo expresar lo que sienten.

Algunos niños o niñas, cuando están enojados o con mucha rabia y tratan de explicar lo que les sucede dicen cosas como:

  • “es que siento algo que me viene y no sé qué hacer”
  • “es que no puedo controlarme”
  • “es que me ganó”

Otras veces, cuando los niños o niñas están tristes, manifiestan la tristeza simplemente quedándose callados, suelen esconder la cara y no quieren contar lo que les pasa.

Tienes que leer esto:  Decidí sanar: el primer paso hacia una crianza consciente

Entonces, uno piensa, ¿cómo pueden expresarnos lo que sienten si no conocen sus propias emociones?

Es por eso la importancia de mostrarles y que aprendan acerca de las emociones. Podemos aprender sobre ellas cosas como:

  • Que hay emociones positivas y negativas. Como la alegría y la rabia.
  • Que hay emociones que consumen más energía de nuestro cuerpo que otras. La rabia consume mucha energía mientras la calma mucho menos.
  • Que es normal que ciertas emociones, como la rabia o la alegría o sorpresa, son dejen más cansados que otras emociones, como la tranquilidad o la desolación.
  • Que hay emociones que nos hacen sentir muy bien, que nos dan placer o que son agradables como la felicidad, la sorpresa o la tranquilidad.
  • Que hay emociones que nos harán sentir mal y que serán desagradables, como la rabia o la tristeza.
Tienes que leer esto:  Cinco formas de aplicar el método Montessori en casa

A medida que los niños y niñas vayan entendiendo sus propias emociones, será mucho más fácil aceptarlas y aprender a vivir con ellas.

Aquí entra la autoregulación, que básicamente es la capacidad de experimentar emociones y tener la habilidad de manejarlas.

Entonces, conociendo nuestras emociones y sabiendo qué hacer con ellas, significa que las podemos experimentar adecuadamente.

Por lo tanto, al entender que si hay tristeza está bien, paramos un poco para saber qué pasa, lo entendemos, lo aceptamos y lo trabajamos. Paso a paso.

Hacer un alto es importante, para poder entender qué nos pasa, aceptarlo y finalmente definir qué podemos hacer con nuestra emoción.

Si nos animamos a aprender de nuestras propias emociones y lograr que nuestros peques aprendan lo mismo. Vamos por un gran camino de autoregulación.

Tienes que leer esto:  Confesiones de un aspergeriano: Buscando un buen modelo

Macarena Salfate Alegría es profesora de Educación Básica y madre. Cree que es importante compartir lo que nos pasa porque muchas veces la experiencia de una puede salvar a otra y así, apoyarnos con amor y comprensión.

Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en destacada

Subir
A %d blogueros les gusta esto: