Consejos básicos para el primer mes de vida del bebé

  
Los consejos de las mamás, las abuelitas y otros familiares suelen agobiar a los padres y también confundirlos. Y es que hay muchos mitos y experiencias distintas en relación a los cuidados del bebé. Por ello, lo mejor es asesorarse por el pediatra de cabecera.
El fin del embarazo marca el comienzo de una nueva etapa tan importante como la que se inició nueve meses atrás. Se trata de continuar este hermoso momento en el que un feto dentro del útero pasa a convertirse en un ser propio. Y como tal, sigue dependiendo profundamente de su madre, para hacerse paso en este desconocido mundo.

Es durante el primer mes de vida que deberá establecer un ritmo respiratorio regular y constante, así como dominar cómo llorar, estornudar, toser y bostezar. Por ello, sus cinco sentidos reciben estímulos y procesan información básica.

Y es que si bien el nacimiento de un hijo es un proceso normal de la vida, también es uno de los eventos más importantes de nuestras vidas y es de los más estresantes, pero se sugiere mantener la calma, actuar en equipo, bajar las exigencias con otras labores de la casa y dedicar el mayor tiempo posible a conocer a tu hijo y así poder aprender a detectar sus necesidades.

Tienes que leer esto:  Diario de los primeros pasos - Bebé de 1 mes

Estos son los aspectos y consejos a tener en consideración:

Su cuerpo

Su cabeza es grande y tiene un gran peso. En estos primeros días su cuello va fortaleciéndose y poco a poco puede levantarlo cuando se encuentra boca abajo. También mueve sus pies y manos. Dado que comienza a ejercitar sus reflejos, consigue agarrar los dedos de los padres y tirar de ellos. Asimismo, la piel, ojos, uñas y ombligo merecen un cuidado especial que se enseña en las maternidades antes del alta.

Sus sentidos

Su cuerpo es algo desconocido. Su vista no es nítida, por lo que sólo ve sombras a una distancia corta, aproximadamente de medio metro. Es capaz de fijar la mirada.

Su atención siente atraída por juguetes con luces y sonidos, que le dan relajo y entretención.

Si está inquieto, es necesario tranquilizarlo con cariño y mimos, ya que el bebé debe sentir afecto y protección, para emular la seguridad que sentía en el útero de la mamá.

Su sueño

El primer mes, duerme mucho y apenas está despierto. Cuando abre los ojos es para comer y siempre en períodos cortos. Lo común es que duerman entre 16 y 20 horas al día.

En el día, su sueño suele interrumpirse cada dos o tres horas para que se alimente, espacio que se alargará en la medida en que el bebé vaya creciendo.

Tienes que leer esto:  Conoce el contenido más buscado por tus niños en 2016

Su alimentación

La recomendación de los pediatras es que la lactancia materna sea su único alimento durante el primer mes. En el caso de que la madre no pueda dar el pecho, puede alimentarse con mamadera. En ambos casos, tampoco se recomienda administrar suplementos, a menos que lo indique el médico.

Su temperatura

Es vital el control de la temperatura. En general, los recién nacidos deben abrigarse con una capa más que los adultos y niños. Pero tampoco hay que sobre abrigarlos, entonces es necesario mantener una temperatura ambiental constante y entre 20 y 24 grados C °.

El vínculo materno

Sus pasatiempos favoritos son que lo cojan en brazos y lo acunen. Para ello, se debe tener cuidado con su cabeza. Se puede pasear por distintos lugares del hogar para que escuche sonidos variados y se familiarice con el espacio y los ruidos. En este primer mes va a reconocer a su mamá por el olor y le encantará estar en sus brazos, para así escuchar los latidos de su corazón, lo que lo hará sentirse protegido. Es en esta etapa cuando él descubre que el llanto es su único y mejor recurso para conseguir atención de los adultos.

Tienes que leer esto:  Que debe comer una embarazada durante la gestación

Sus controles

Al momento en que los papás reciben el alta del hospital o clínica, se planifica un primer control que a veces sólo consiste en la evaluación de la lactancia y el peso. Éste puede ser entre 48 y 72 horas. El primer control pediátrico se planifica entre los 7 a 15 días de vida y luego el siguiente es al mes de vida..

 ¿Agregarías algo más?

Equipo Súper Madre

A %d blogueros les gusta esto: