Constelación maternal: el recién nacido y yo
Revisa nuestras redes sociales

Constelación maternal: el recién nacido y yo

Recién nacido

Constelación maternal: el recién nacido y yo

 

La constelación maternal, es una organización mental temporal que reorganiza todos los aspectos en la vida de la madre. Es de duración variable y se constituye como el eje principal de su vida psíquica.

Durante el embarazo comienza a gestarse, al ritmo de la gestación de nuestro hijo, sin embargo es cuando nuestro bebé nace que aparece en todo su esplendor: ¿has oído hablar de la constelación maternal?

La constelación maternal es un estado de la vida mental única, un estado diferente del psiquismo y que tiene como razón de ser el convertirse en “capaz de cuidar a su hijo” psíquico. Esta constelación, como un nuevo ordenamiento, una nueva configuración de la identidad de la mujer, tiene como fin último el ser capaz de lograr que el cachorro humano sobreviva y tiene que ver con una re definición de quién he sido hasta ahora. Me convierto en madre de. Esta nueva estructura nos provee de la capacidad de responder atingentemente a las necesidades emocionales del bebé.

La constelación maternal y la redefinición de quién soy, es lo que hace que nos sintamos distintas luego de tener una guagua, que todo lo percibamos de manera distinta, ya que trae consigo una nueva forma de actuar: de ser y de sentir. Con cada niño nace una nueva madre, porque junto a ella aparece la constelación maternal. La redefinición de la identidad, la configuración nueva del psiquísmo en torno a la guagua genera la aparición de una nueva etapa en la vida de la mujer.

La constelación maternal tiene como fin, que seamos capaces de sintonizar con las necesidades de la guagua, entender qué es lo que necesita y brindárselo en la medida que las necesidades vayan apareciendo. Con este fin, la nueva organización psíquica hace que sintamos lo que nuestro bebé siente. Tiene que ver también con la fusión emocional que se experimenta con nuestro hijo.

Esta nueva sensibilidad va a permitir que entendamos además, los estados emocionales de nuestra guagua, interpretar su llanto y el por qué de las reacciones de nuestro bebé. Es por esta razón que en esta etapa estaremos más sensible al medio, comprenderemos las señales del entorno con mayor precisión y miraremos con nuevos lentes todo y a todos quienes nos rodean. Esta etapa suele ser de resignificación, por los mismo, de nuestros vínculos amorosos, amistosos, familiares y que podamos conectar con nuestra propia historia, repasando nuestras sensaciones de infancia también.

Tienes que leer esto:  8 consideraciones para visitar a un recién nacido

Así como la mamá percibe al bebé, el bebé nos percibe a nosotras y así, en fusión emocional, sentimos lo mismo. No es un traspaso es parte de la constelación maternal que nos mantiene en plena sintonía para responder a nuestro hijo.

Muchas veces, desde fuera, cuando quienes nos rodean no comprenden bien lo que pasa con el nacimiento del bebé, se nos tilda de “extrañas”, de estar bajo los efectos del “desorden hormonal” o se nos indica que nos estamos “volviendo locas” o que estamos “deprimidas”. Hay que diferenciar muy bien esto último, porque muchas veces es solamente los cambios que la maternidad conlleva en lucha con la mujer que fui. Casi como un conflicto adolescente. Es mejor dejarse llevar muchas veces y pedir empatía de la pareja o de quién nos acompañe. Todo esto, está configurado para la sobrevivencia de nuestra guagua y un mejor desarrollo emocional.

Tienes que leer esto:  Golpes en la cabeza: ¿Qué debemos hacer?

Las madres estamos vulnerables al contexto porque, a pesar d ela fortaleza que implica esta etapa, nos quedamos un poco a la deriva cuando nadie con contiene, cuando nadie nos entiende. Es por eso que debemos rodearnos de quienes nos cuidan y quieren tal como somos.

Buscar espacios que nos hagan sentir felices, plenas y tranquilas para maternal. Rodearse de otras madres, siempre es beneficioso porque a todas nos pasa lo mismo. Porque vemos en la otra el apoyo en términos de comprensión. La otra no juzga, porque siente igual que tú. Ninguna mujer debería maternal sola, sin sostén.

Ahora que ya conoces lo que produce la constelación maternal en nuestras emociones y en nuestras percepciones podes entender que lo que te pasa es normal. Y si quieres que te entiendan un poco más, muéstrale esta nota a quien quieras, de esta manera podrá acompañarte sin juzgar los cambios, entendiendo que es beneficioso para el ser humano que sientas lo que sientes.

Tienes que leer esto:  Estimular la imaginación de los niños con sus personajes favoritos

Nuestro rincón busca acompañarte. Déjanos tus sugerencias y mensajes bajo este post.

Lee más sobre #rincónvidacel en www.vidacel.cl

Un abrazo.

Varinia.

Seguir leyendo
Publicidad
Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Recién nacido

Subir
A %d blogueros les gusta esto: