¿Existe el amor eterno?
Revisa nuestras redes sociales

¿Existe el amor eterno?

Psicología

¿Existe el amor eterno?

linda-pareja-de-enamorados-1485

 

La mayor demostración del amor contemporáneo radica en subyugar al otro para que tome el teléfono primero y whatsapeé.

Luego de haber vivido un par de relaciones y otro par de rupturas dentro del contexto contemporáneo de amor (que es bastante distinto al de hace unos años atrás), en donde lo desechable impera, lo rápido nos come y el abanico de posibilidades se abre con solo destapar tu Mac y conectarte a la red social de moda, podemos alarmarnos frente a que lo pensado como tal no es más que una proyección del propio deseo condicionando a que otro se convierta en lo que “yo” espero para satisfacer mis propias carencias y miedos infantiles.

Lacan, desde el psicoanálisis afirma: “amar es dar lo que no se tiene a alguien que no lo es”. Pero ¿qué es eso? Hace referencia a que somos individuos en falta, algo nos deja barrados, nuestra constitución psíquica está constituida desde la falta y es ésta la que nos permite desear algo que está fuera de nosotros (sin la falta la completitud nos constituiría psicóticos). Desde este ángulo el “otro” viene a sanear una herida narcisista por lo tanto siempre el “otro” es usado por nosotros (para llenar este espacio). Alejado está entonces, este concepto, del amor y el “dar” desinteresado que profesan románticos y artistas.

Tienes que leer esto:  Encontrar la felicidad: ¿Por qué buscar la felicidad te hace infeliz?

El amor no existe lo inventó Disney:

Es así que enamorarse sería entonces el acoplamiento de síntomas, dos estructuras que se acoplan debido a que el otro compensa cierta falta y logra calmarnos, equilibrarnos, “llenarnos”. Sería así que, por ejemplo: mujeres víctimas, dependientes e inseguras, adhieran bien a hombres que necesitan controlar, sentirse útiles desde el cuidado a otro, ya que ahí dos síntomas se acoplan y hacen que ambos se sientan compensados. Lo mismo sería, entonces, con mujeres a las que les gusta encargarse de todo, jugar a ser súper madres, que se avienen bien a hombres más bien infantiles, inmaduros que necesitan de una mujer que siga cuidándolos como cuando eran niños (tipo Marge & Homero Simpson). Acá dos síntomas se articulan también y el amor encuentra guarida fértil.

Tienes que leer esto:  Olor a tierra mojada ¿Por qué se produce? ¿Por qué nos gusta tanto?

El tema de este acoplamiento es que el amor se desarrolla mientras el “otro” sirva para sentirme compensada, sentimos al otro como parte nuestra e incluso todo aquello que hace sentimos que nos lo hace a nosotras (“mira lo que me hizo! Me puso el gorro”) sin dar espacio a la individualidad que es el otro y que seguramente, y ojalá, haga cosas porque su deseo lo mueve y no para agradarnos o atacarnos de alguna manera.

¿Cómo damos paso entonces a un sentimiento más evolucionado entonces?

Difícil, entender que amar es sólo dar y que amar a alguien no es sinónimo a debernos algo, no es sinónimo a que es de nuestra propiedad, que amar a alguien es sólo eso y no esperar que el otro cumpla mis expectativas. Estas expectativas muchas veces responden a carencias infantiles que esperamos venga a resolver para calmar a nuestro niña interna herida.

Tienes que leer esto:  Maternidad & sentimiento de culpa

Al entender estos puntos podemos comenzar a mirar a nuestro alrededor sin esperar nada a cambio y, por lo tanto, aprender a amar desde esta visión desinteresada.

Les aseguro que desde esta vereda nos dolerán menos las rupturas, nos sentiremos menos tocadas en lo que a autoestima respecta si nos engañan (porque no sentiremos que “nosotras” hicimos algo mal, sino que entenderemos que es problema de “otro”), pero principalmente amaremos más tranquilas y felices. Podremos construir un vínculo maduro y principalmente duradero.

 

Varinia Signorelli

Seguir leyendo
Publicidad
Esto también te podría interesar...
Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Psicología

Subir
A %d blogueros les gusta esto: