Frustración y la tolerancia a la frustración
Revisa nuestras redes sociales

Tolerancia a la frustración: una petición poco adecuada

Psicología

Tolerancia a la frustración: una petición poco adecuada

frustracion

La frustración es la sensación que se genera en el cuerpo debido a la imposibilidad de satisfacer una necesidad o un deseo: nos afecta a todos, adultos y niños.

¿Qué es tolerancia a la frustración?

Es aguantar que las cosas no resulten como queremos, aguantar sin decir ni hacer nada al respecto, aguantar que se nos note que estamos molestos. Es decir, dar una señal distinta a la que estamos manifestando internamente. Tolerar la frustración implica, entonces, aguantar el displacer físico o emocional.

¿Los adultos toleramos la frustración?

No, los adultos la manifestamos siempre, algunos más y otros menos adaptados al contexto: algunos usamos palabrotas, otros lo dicen en forma amable, algunos golpean la puerta o a sus hijos, otros solamente golpeamos la mesa, otros lloramos, otros huimos,  pero siempre, siempre se nos nota: por lo tanto no la toleramos. DEJEMOS DE PEDIR ENTONCES, A LOS NIÑOS, LO QUE NOSOTROS LOS ADULTOS SOMOS INCAPACES DE HACER. por favor.

Nuestra función es acompañar a nuestros niños en ir descubriendo el mundo en su amplitud: uno de los desafíos más grande, por la implicancia emocional que acarrea, es acompañar a los niños en el encuentro con la frustración, con el fin de que aprendan a expresarla adecuadamente. Para entender un poco más del mundo infantil es que vamos a conceptualizar en torno a ésta.

Tienes que leer esto:  ¿Depresión o ánimo bajo?

¿Qué es la frustración?

Un sentimiento asociado a la rabia, que aparece fundamentalmente cuando no obtenemos la respuesta que esperamos ante algún suceso. El enojo debido a la frustración se siente en el cuerpo, se manifiesta un displacer que molesta y que debemos manifestar de alguna manera. La frustración aparece a diario, en la vida de niños y adultos, el punto distintivo es la forma en la que se maneja y cómo vamos a manifestarla.

Es de suma importancia el manejo que tengamos nosotros los adultos de este sentimiento displacentero, recordemos que nuestros niños nos observan y las pautas de acción se instalan desde lo que ven de sus modelos significativos (padres y madres). Generalmente los niños manifiestan la frustración mediante “pataletas” que  aparecen cuando nuestro hijo/a está sobrepasado, cansado o disgustado. Esto quiere decir que su cerebro está secretando cortisol: debemos entender que es una condición fisiológica que se nota, es posible observar y saber cuando nuestros pequeños están cansados y, al poco tiempo, seremos capaces de advertir que podría aparecer una respuesta adversa ante la frustración.

Tienes que leer esto:  Confesiones de un aspergeriano: La página Oscura V

¿Por qué los niños no expresan la molestia con palabras?

Porque no pueden, su cerebro está en desarrollo muchas veces carecen de las habilidades para distinguir y explicar claramente lo que les sucede.

¿Cómo actuar frente a la frustración de nuestros niños/as?

Mantener la calma, Identificar qué le está sucediendo realmente, contener y poner en palabras lo que siente. Luego de la “pataleta”, reflexionar en torno a lo que pasó. “Time out” para los adultos, “Time in” para los niños. Es decir, ya no vamos a mandar a los niños a su pieza, los vamos a acompañar y si tenemos mucha rabia y no podemos: nosotros nos vamos a la pieza y dejamos a los niños con un adulto significativo para ellos.

Tienes que leer esto:  ¿Agua fría para un berrinche o pataleta?

Es importante que consideremos: Los niños piden porque necesitan, necesitan de sus padres verdaderamente para sobrevivir, los niños no son seres manipuladores ni quieren enlodar sus momentos: los niños necesitan algo y por eso lo manifiestan. Siempre busquemos más allá de lo evidente, busquemos una razón a la pataleta de nuestro hijo, siempre la habrá. Y si no puede solo, pida ayuda a un especialista antes de caer en una escalada de violencia o castigos que solo generará que nuestro hijo/a guarde rabia y frustración.

Acercarse a las frustraciones de nuestros niños hoy, y acompañar respetuosamente, es cultivar un mejor vínculo para conocer sus frustraciones de adolescente mañana y guiarlos.

Varinia Signorelli C.

Seguir leyendo
Publicidad
Esto también te podría interesar...
Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Psicología

Subir
A %d blogueros les gusta esto: