Revisa nuestras redes sociales

La mamá Grinch

Actualidad

La mamá Grinch

Todos conocemos al tipo: la frente arrugada, el pelo raro, la piel verde. A mi marido le gusta compararme con él, el Grinch. No creo que sea justo, porque mi piel es mucho mejor, pero tengo que admitir que en un par de cosas es cierto.

Cada año, cuando llegan las celebraciones, hay una fuente de tensión entre mi marido y yo. Nuestro típicamente armónico matrimonio, se pone un poco al límite en cada temporada navideña por un tema, y ese tema son los regalos.

Crecí en una familia que no era religiosa. Mis padres, inmigrantes de Sri Lanka, celebraban las fiestas cristianas por fines comerciales, como cualquier buen budista lo haría. Buscábamos huevitos de Pascua, por ejemplo, y las celebraciones de Navidad se centraban en la entrega de regalos y buena música. Mis padres no tenían mucho dinero, pero hacían lo posible por cumplir con nuestras listas que siempre crecían.

En el día de Navidad: levantarse, abrir los regalos, y seguir con la vida. No teníamos una tradición especial per se. Algunos años celebrábamos con otras familias de Sri Lanka, nos juntábamos a cenar y todos los niños cantábamos villancicos. Algunos años estábamos solo nosotros cuatro en casa. La cena de Navidad era entonces el habitual arroz y combinación de curry que cualquier otro día.

Mi marido, en cambio, creció en una familia que reverenciaba la Navidad. Su padre era obispo en la Iglesia Episcopal, así que asistían a las ceremonias y luego cenaban comida china en Nochebuena, para luego ver Duro de Matar. Comían palomitas y cranberries y tenían un árbol de Navidad real que decoraban juntos cada año. La Navidad era un evento mágico compuesto de muchos días. Y los regalos bajo el árbol eran numerosos. Mi marido recuerda con cariño haber pasado el día completo abriendo un regalo tras otro con sus padres y sus dos hermanos. Las tradiciones de su familia eran ricas y muchas. En contraste, las mías eran simples y duraban poco.

Tienes que leer esto:  Maternar en vacaciones

Adelantemos a los dos intentando unir estos sets de tradiciones. Amo las costumbres que tenía la familia de mi marido, y quiero incorporarlas a nuestras vidas. Intentamos ver Duro de Matar cuando los niños están durmiendo, y cuando tengan la edad suficiente la verán con nosotros. Pedimos comida china para la cena de Nochebuena.

También hemos comenzado algunas tradiciones nuevas. Cada año vamos a la tienda Hallmark y cada uno elige un adorno para el árbol. Yo preparo rollos de canela caseros para los desayunos de Navidad. Abrimos los regalos en la mañana de Navidad solo los cuatro, y dejamos que los niños jueguen antes de reunirnos con alguien más. Comemos jamón y agregados para la cena.

Tienes que leer esto:  ¿Cómo soltar la ilusión del control que creemos tener sobre otros y las circunstancias?

Pero en lo único que mi marido y yo no estamos de acuerdo nunca es en la situación de la entrega de regalos. Mi marido es el alma más generosa y amable del planeta. Quiere regalarnos a cada uno todo lo que nuestros corazones quieren. Y yo amo eso de él. Pero soy demasiado práctica y no puedo evitar decirle que nuestros niños solo jugarán con la mitad de lo que reciban y eventualmente perderán las partes pequeñas de algunos regalos y el interés en los otros.

Mi querido marido siente que toda la parte baja del árbol debiera estar cubierta de paquetes de regalo brillantes en la mañana de Navidad. Lo admito, es emocionante entrar en la sala al amanecer con niños ansiosos y felices al ver una montaña de regalos que no estaba ahí la noche antes. La alegría de los niños buscando sus nombres entre los paquetes es palpable. La risa al abrir los regalos es contagiosa.

Eventualmente, encontrarán sus favoritos en el montón, y los otros quedarán olvidados. Me he rendido y he intentado tener más espíritu navideño. Tener nuestras propias tradiciones familiares me ha ayudado a encontrarle sentido a esta época del año. Mi marido también ha intentado disminuir sus gatos. Le he dicho que quisiera darles a los niños uno o dos regalos. Pero, eventualmente, sube las escaleras con una o dos cosas más que “olvidó” que había pedido. Pero siempre es “algo pequeño”.

Tienes que leer esto:  Radiografía al suicidio en la adolescencia

No puedo quejarme por sus compras eso sí. Se encarga de la mayoría de las compras de regalos para los niños. Le encanta, y la carga no recae en mí. Pero no puedo evitar la lucha interna con qué es más importante – ¿darles a mis hijos la alegría de las celebraciones que yo casi no tuve o evitar que les den demasiado valor a las cosas materiales?

Creo que, lentamente, estamos aprendiendo el uno del otro. Yo me estoy convirtiendo más en el Grinch del final de la historia, que regresa la Navidad a Whoville y, bueno, él todavía está comprando millones de regalos, pero mantiene la magia de la Navidad viva. Nuestros hijos solo son pequeños por poco tiempo y quiero que tengan la mayor cantidad de recuerdos felices posibles. Tenemos la fortuna de poder entregarles eso, y sé que gracias a su padre, sus tradiciones y las nuevas que estamos construyendo juntos, es algo que no les faltará.


Esta es una traducción de Supermadre, el texto original fue escrito por CJ Kelsey para Scary Mommy y lo puedes encontrar acá.

Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Actualidad

Subir
A %d blogueros les gusta esto: