La mujer (im) perfecta
Revisa nuestras redes sociales

La mujer (im) perfecta

Mujer

La mujer (im) perfecta

  
Si hay que algo nos duele a la mayoría de las mujeres, es que nos digan algunas de estas cuatro cosas: mala madre, gorda, frígida, poco profesional y/o floja, según si se trabaja fuera o dentro de casa, respectivamente. Con algunos matices y en distinto orden son adjetivos (des) calificativos que nos llegan al alma y como se dice comúnmente, nos dejan con “sangre en el ojo”. 

Y es que no son cualquier cosa, son palabras o conceptos que integran lo más selecto del mundo de una mujer: sus hijos, su cuerpo, su pareja y su profesión, cuatro submundos que tratamos de mantener en armonía cueste lo que cueste. Y no es una metáfora. Muchas veces nos postergamos y nos dañamos –tanto física como emocional e intelectualmente- para que nadie vaya a pensar que somos algo de eso. Que la profesora de Pedrito no vaya a creer que no planchaste eluniforme; que el grupo de amigas del happy hour de los miércoles te vea las uñas perfectamente pintadas; que tu pareja te sienta sexy, obvio, sino puede mirar para el lado; o bien que tu jefe no te pille sin el informe hecho o una visita en casa vea que no has lavado los platos.

Tienes que leer esto:  Madre hay una sola: La difícil decisión de renunciar al trabajo por la maternidad

Algunas tenemos más aguante y capacidad de funcionar y administrar mejor el estrés que significa estar constantemente “dando la PSU”, porque es como que nos jugáramos nuestro futuro todos los días. Otras renuncian pronto a la contienda, instaurando en sus vidas, mentes y cuerpos la culpa, la soledad, la rabia, la pena, la frustración y la depresión (cada vez más en nuestro país). 

Y también hay un porcentaje –cada vez mayor- que ha aprendido a “soltar”, que no es más que un buen adiós que nos permite quedar de frente a la vida y no de espaldas, como ocurre cuando permanecemos aferradas a lo que no nos gusta o con las manos ocupadas con unos platilloschinos que nos impiden tomar otros para experimentar juegos nuevos.

Tienes que leer esto:  Mialuna: un regalo ecológico y que nos conecta con nuestra feminidad

¿Cuándo es tiempo de soltar? El sufrimiento, justamente, es el indicador. Esta práctica no excluye prever u organizarnos, ni nos dispensa de nuestros compromisos, obligaciones y responsabilidades. No es resignarnos, bajar los brazos, sino que es ser conscientes de nuestros propios límites.
El panorama se aclara cuando llegamos a la conclusión de que -aunque lo intentemos con todas nuestras fuerzas, hagamos hasta lo imposible y logremos que el día tenga 25 horas- nunca seremos perfectas, y que aparte y antes de la aprobación de los demás, necesitamos urgente la aprobación propia. 

Eso incluye soportar con estoicismo unos kilos de más, uñas salpicadas, pijama de franela o niños con el uniforme arrugado.

Tienes que leer esto:  Enciéndete con PowerSex, la bebida hecha para el placer

Claudia Fuentes

Periodista, mamá de 3 niñitas, pareja, hija, hermana y amiga, aprendiendo a soltar.
“No he venido a este mundo

a cumplir tus expectativas

No has venido a este mundo

a cumplir mis expectativas

Yo hago lo que hago

Tú haces lo que haces

Yo soy yo

Un ser completo

aun con mis carencias

Tú eres tú

Un ser completo

aun con tus carencias

Si nos encontramos

y nos aceptamos

Si nos aceptamos

y nos respetamos

Si somos capaces de

no cuestionar

nuestras diferencias

y de celebrar juntos

nuestros misterios

podremos caminar

el uno junto al otro

ser mutua y respetuosa

sagrada y amorosa

compañía

en nuestro camino
Si es posible

puede ser maravilloso
Si no

no tiene remedio

(Oración del Encuentro de Sergio Sinay)
Equipo Supermadre

Seguir leyendo
Publicidad
Esto también te podría interesar...
Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Mujer

Subir
A %d blogueros les gusta esto: