¡Mamá! ¿Puedo jugar Pokémon Go?

Mucho se ha escrito acerca del fenómeno Pokémon Go, la aplicación que permite jugar con realidad aumentada y que parece hipnotizar a grandes y chicos. Mucho se ha escrito en contra y se ha subrayado como una nueva forma de adicción y de peligro para nuestros niños y jóvenes. No sé qué pasa que lo miro desde otro lado, y poco entiendo de lo nocivo. Guardando las proporciones –y entendiendo que cualquier cosa que hagamos exclusivamente en la vida, obsesionadamente, y por horas puede dañar– no le veo el problema a la aplicación en sí, al contrario ¡Que la tecnología nos una!

Por primera vez veo a mucha gente en la calle los fines de semana en sectores que no solía haber gente, gente caminando; padres compartiendo con sus hijos mientras “cazan” criaturas virtuales y se abrazan con cada pokemon “extraño” que aparece; he visto adultos mayores con sus nietos, en una especie de cruzamiento generacional e interés mutuo. Veo gente caminando, moviendo el cuerpo, haciendo ejercicio, en vez de estar en sus casas viendo televisión. Escucho de lugares, fuera de Santiago, que han cobrado vida; costaneras que antes muertas en invierno ahora están llenas de niños; sé de padres que llegan del trabajo y salen a pasear con sus hijos mientras cazan pokemones. ¡No puede gustarme más Pokémon Go!
Debo ser honesta y decir que lo he jugado; soy una mujer seria en mi rol, pero he incursionado en la realidad virtual de mi marido y mi hija mayor, y competimos entre nosotros, nos reímos y ayudamos cuando uno de nosotros no puede cazar uno.
¿Qué tiene este juego distinto a los otros? Interacción real, movimiento, aire libre, sencillez, gratuidad, monitos populares; es un juego donde la unión hace la fuerza, donde escuchas música excelente y clásica.
Si bien es bueno jugar a otras cosas también, en una sociedad donde ya no jugamos, en la que nuestros niños hacen poco deporte y son obesos, agradezco con mi alma a Don Pokemon –o al que sea el responsable– de este fenómeno que ha marcado un cambio, un antes y un después en los videojuegos.
¡Niños! Díganle a los papás que una psicóloga les dijo que jueguen una hora juntos Pokémon Go. Se sentirán más tranquilos de ser niños de nuevo y de pasar nuevamente tiempo con ustedes.

Tienes que leer esto:  Síndrome visual informático - Problema que 9 de cada 10 personas padece

Nota de prensa: AQUÍ
Equipo SuperMadre

Tienes que leer esto:  Método para controlar la ansiedad y estrés
A %d blogueros les gusta esto: