Métodos pedagógicos alternativos: ¿De qué se trata la filosofía Reggio Emilia?
Revisa nuestras redes sociales

Métodos pedagógicos alternativos: ¿De qué se trata la filosofía Reggio Emilia?

Escolares

Métodos pedagógicos alternativos: ¿De qué se trata la filosofía Reggio Emilia?

Reggio Emilia es una filosofía que nace en Italia, posterior a la segunda guerra mundial, desde las comunidades campesinas del poblado Reggio Emilia. Esta metodología está enfocada en la primera infancia y tienen un enfoque que incluye de manera importante lo artístico en la educación.

El fundador de esta filosofía es Loris Malaguzzi, un educador que creía en el niño, el espacio y las familias como puntos fundamentales en el aprendizaje de los niños y niñas. La propuesta de Malaguzzi radica en la observación y documentación de los procesos de los estudiantes, para luego analizar y proponer actividades que puedan potenciar el aprendizaje en los distintos espacios de desarrollo de los niños y niñas.

Otro punto importante de esta filosofía es que nace desde las madres y padres, que, teniendo que trabajar para sustentarse, deciden crear un espacio en donde sus hijos e hijas, de manera segura, pudiesen aprender. Ante esto, Malaguzzi cuenta:

“Estas mujeres estaban limpiando ladrillos cerca del río, así que les pregunté qué estaban haciendo”, recordó. ‘Estamos haciendo una escuela’, respondieron ellas, y así comenzó todo. Las mujeres me pidieron que cuidara a sus hijos… ‘Nuestros hijos son tan inteligentes como los hijos de los ricos’, dijeron con orgullo, pidiéndome que les enseñara a sus hijos lo suficiente como para darles una mejor oportunidad en la vida. Les dije que no tenía experiencia, pero prometí dar lo mejor de mí. Aprenderé a medida que avanzamos y los niños aprenderán todo lo que aprendo trabajando con ellos”.

De esta manera nació la primera escuela autofinanciada por una comunidad que creía que los niños y niñas a partir de sus deseos de conocimiento podían construirlo autodidactamente y desarrollar todas las habilidades que les permitieran aprender cada días más.

Los principios básicos de esta filosofía son:

  • El niño: es el centro de todo, se parte de la creencia de que son fuertes, interesados y capaces de establecer relaciones humanas. Existe una curiosidad innata que se debe potenciar para construir su aprendizaje. Los proyectos se crean a partir del interés que el niño demuestra por algo. Si al niño le llama la atención el reflejo de la luz en los colores, se intensiona eso en la clase siguiente para aprovechar ese interés que el niño está demostrando.
Tienes que leer esto:  Siete claves para aportar en el desarrollo escolar de tu hijo

 

  • Profesores/as: son los acompañantes, guías y colaboradores que acompañan al niño en el desarrollo de temas de interés y facilita distintas posibilidades de aprendizaje por medio de propuestas discutidas en un equipo de manera previa. 

Existen dos maestros por clase, esto con la finalidad de trabajar en pequeños grupos y poder tener dos perspectivas para llegar a un mejor entendimiento del niño y sus necesidades.

Dentro del espacio Reggiano, existe el taller o llamado “Atelier” en donde hay un artista que guía el trabajo y rompe con los cánones preestablecidos. Desde esta perspectiva nace la frase de los 100 lenguajes del niño, acuñado por Malaguzzi, la cual significa que los niños tienen 100 lenguas para comunicarse, pero que el mundo adulto le arrebata 99 debido a que constantemente está corrigiendo y dirigiendo las actividades de los niños. Es por esto que en los atelier se plantean diversos materiales para trabajar como el niño quiera sin que un adulto le corrija, aquí el profesor solo observa no interfiere.

  • Espacio: Resulta ser un “tercer maestro” dado que por la belleza, distribución y cuidado que se le da a cada espacio del aula, resulta ser atrayente y valorado por los niños para un proceso de aprendizaje que permite la comunicación y el encuentro.

El espacio, al ser un punto importante, también se le conoce a esta filosofía como “Pedagogía del asombro” ya que el entorno tiene todos los recursos al alcance de los niños y son ellos quienes deciden que investigar dentro del aula, la cual estéticamente está enriquecido para generar las máximas posibilidades de oportunidades de aprendizaje.

  • Familia: cumple distintos roles dentro de la educación de sus hijos e hijas, pero principalmente son participantes activos en el proceso de aprendizaje y son los responsables de resguardar el bienestar de sus hijos en los establecimientos.

Uno de los derechos universales de los niños es la educación, desde ahí parte la pedagogía Reggiana, ya que la familia es la responsable de proporcionar esto. Para la escuela el trabajo no termina cuando el niño o niña sale al final de la jornada del establecimiento, si no que continua el trabajo con la familia: actividades dentro y fuera, en el espacio público.

  • Documentación: la elaboración de la documentación resulta ser importante para la toma de decisiones al momento de proponer actividades. Esta documentación no es de uso exclusivo del maestro, si no que los niños y las familias también pueden acceder a él para entender su proceso de aprendizaje y ser co-contructores de sus avances educativos.

El día para el profesor Reggiano termina con el análisis de la información recogida durante el día y planea actividades para la jornada del día siguiente, proponiendo distintas opciones, ya sea dentro o fuera, con la familia o solo los niños.

¿Está amparado como parte del currículum nacional de educación en Chile?

Al igual que la mayoría de los métodos alternativos en Chile, no están amparados bajo el curriculum nacional, ya que al preparar actividades para los niños a partir de los intereses de estos, es muy difícil poder proponer una planificación mensual, anual o por unidad que permita una unificación según lo exigido en Chile, es por esto que al igual que la mayoría de los colegios con métodos alternativos, se usan los exámenes libres para comprobar conocimiento “acorde”.

Reggio Emilia se trabaja principalmente en primera infancia y se puede encontrar hoy en día con muchos jardines que se han formado bajo esta filosofía, pero también es posible encontrar establecimientos de educación básica que cuenten con este método como motor de su proyecto educativo.

Tienes que leer esto:  Métodos Pedagógicos Alternativos: ¿Cómo es la educación Waldorf?

Un día normal en un aula Reggio Emilia parte, generalmente, con un saludo en común y las expectativas del día, para luego pasar a las distintas actividades que los profesores o “ateleristas” crearon para esa jornada. Las aulas se dividen en grupos etáreos, pero en varios momentos del día se encuentran y no son más de 20 niños por grupo. Las aulas son blancas, para poder pegar los trabajos que van realizando los niños y niñas en el día a día, lo que permite ir modificando el espacio constantemente para así enriquecer el aprendizaje de los niños por medio de la observación.

La mesa de luz es uno de los recursos más conocidos de la filosofía Reggio Emilia, ya que permite experimentar con diversos elementos sobre la mesa y observar los cambios de colores, las sombras y asombrarse con cada detalle que se descubre. Este recurso además de ser un estímulo sensorial para los niños, apoya la concentración y la relajación. Los niños por medio de la caja de luz puedes aprender colores, formas, primeras letras, desarrollar los sentidos, investigar, leer, calcar, etc.

Manifiesto filosofía Reggio Emilia

Los cien lenguajes del niño

El niño está hecho de cien.

El niño tiene cien lenguas, cien manos

cien pensamientos, cien maneras de pensar

de jugar y de hablar

cien siempre cien

maneras de escuchar, de sorprenderse, de amar

cien alegrías para cantar y entender

cien mundos que descubrir

cien mundos que inventar

cien mundos que soñar.

El niño tiene cien lenguas

(y cien, cien, cien más)

pero le roban noventa y nueve.

La escuela y la cultura

le separan la cabeza del cuerpo.

Le piden al niño que piense sin las manos

que trabaje sin pensar, que escuche y no hable

que ame y se maraville

solo en Pascua y Navidad

Le dicen al niño que descubra un mundo que ya existe

y de los cien, le roban noventa y nueve.

Le dicen al niño que

que el juego y el trabajo

la realidad y la fantasía

la ciencia y la imaginación

el cielo y la tierra

la razón y el sueño

son cosas que no van juntas

Y le dicen

que el cien no existe

El niño dice:

“No es así, el cien sí existe”.

 

Tienes que leer esto:  Reggio Emilia: la tendencia en educación que llegó para quedarse

Fuente: (Coord.) Allen, J. (Junio, 2016). Innovations In Early Education: The International Reggio Emilia Exchange. North American Reggio Emilia Alliance.

 

Maca Rojas. Profesora, Psicopedagoga y mamá.

Seguir leyendo
Publicidad
Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Escolares

Subir
A %d blogueros les gusta esto: