Una Súper Madre: Andrea Sanhueza
Revisa nuestras redes sociales

Una Súper Madre: Andrea Sanhueza

Actualidad

Una Súper Madre: Andrea Sanhueza

   
“Roberto siempre está acompañándome en las decisiones que tomo respecto a las niñitas”

Andrea es chispeante, buena para hablar, divertida, bonita, se viste bien, trabajó en la tele y actualmente es una exitosa ejecutiva de ventas en un medio de comunicación, tiene 2 hijas preciosas, un departamento como sacado de revista de decoración y bastante vida social.

Cualquiera que la vea, sin saber su historia, pensaría que es una mujer perfecta, con una buena estrella. Sin embargo, quienes la conocen saben que no todo ha sido miel sobre hojuelas en la vida de “la negra”.

Así le decía cariñosamente su marido, el periodista Roberto Bruce, quien murió hace 4 años en el accidente de avión en Juan Fernández, que también cobró la vida del animador Felipe Camiroaga y a otros miembros del equipo del programa Buenos días a Todos de TVN.

Psicopedagoga de profesión, siempre ha estado acostumbrada a trabajar temas difíciles con los niños, pero nunca pensó que tendría que enseñar una asignatura tan dura como la muerte. Y que los alumnos fueran sus 2 hijas: Martina, hoy de 12 años y Rafaela de 8.

Tienes que leer esto:  El reto del agua caliente: Desafío viral que ya ha cobrado víctimas

¿Cómo les explicaste el tema de la muerte, y cuál es la relación que tienen con ella?

La relación que tenemos con la muerte es bien normal. Yo he tratado de explicarles que la muerte es parte de la vida, que uno viene a cumplir misiones y que cuando uno las cumple se va. Que esto no es un castigo, de “por qué nos pasó a nosotras”, sino que es parte de lo que somos. Ellas no tienen tema con eso, lo viven súper bien, lo entienden. Por supuesto que también les da pena y yo les explico que llorar es parte de la vida y que si uno tiene ganas de llorar debe hacerlo.

¿Cómo lo haces para mantener vivo el referente paterno?

Nosotras tenemos una dinámica familiar súper marcada en ese sentido. Siempre les recuerdo a Roberto, y estamos llenas de ritos que realizamos: para el día del padre, para su cumpleaños, etc. Él está presente en nuestro sello como familia y yo intento mantenerlo tal cual, aun cuando él no esté físicamente con nosotras. Siempre trato de que sea con alegría y sea un recuerdo más dulce que amargo.

Tienes que leer esto:  Generación Millennials: recomendaciones para reconocerlos

¿Cómo lo has hecho para criar a tus hijas sin un papá?

Ha sido complicado. Primero, porque a veces que uno siente que los hijos son tuyos no más, no tienes con quien compartir responsabilidades, porque si bien tengo familia que ha estado siempre conmigo, y me ha apoyado, la responsabilidad de los hijos es de los padres. Pero por otra parte, también siento que Roberto siempre está acompañándome en las decisiones que tomo respecto a las niñitas.

¿Qué les dirías a otras mamás que están pasando por un luto?

Es difícil, porque cada persona es diferente, todos tenemos un mundo, vivencias y creencias distintas, pero yo creo que lo más importante es conectarse más bien con lo positivo que con lo negativo. Conectarse con, por ejemplo, en mi caso, la bendición de haber tenido a Roberto en mi vida durante tantos años y sentirme una afortunada por haber compartido con él. Más que la sensación constante de no tenerlo, que por supuesto aflora y duele, creo que uno tiene que ver el vaso medio lleno y no medio vacío. Esa es una opción y una decisión que uno toma todos los días. El pararse y estar bien, tiene que ver más con uno que con cosas externas. Hay frases clichés, como “el que quiere puede”, pero creo que es la pura verdad. Está en uno salir adelante o no.

Tienes que leer esto:  Nueva ley de sillas infantiles ¿cuál es la silla que le corresponde a mi hijo?

¿Eso tiene que ver con la resilencia? ¿Te consideras resilente?

La resilencia es saber sobreponerse a la adversidad. Yo creo que esa habilidad se va aprendiendo, pero también hay algunas características personales que son inherentes. Ahora, creo que si uno no las tiene, igual se pueden cultivar y racionalizar para conseguirla. La resilencia también es una decisión, por lo que hay que ponerle cabeza a la emoción.

En mi vida ha habido hartos acontecimientos que me han hecho aprender a sobreponerme y a luchar. Si eso me hace ser una persona resilente, yo que creo que sí lo soy. O por lo menos intento serlo.

Equipo Súper Madre

Seguir leyendo
Publicidad
Esto también te podría interesar...
Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Actualidad

Subir
A %d blogueros les gusta esto: