Sin licencia para cuidar a nuestros hijos.

  

“No podemos bajar los brazos frente a tanta necesidad que tienen nuestros pequeños. Nico, Gaspar, Manuel, Javierito , Maite, Jose y tantos otros que no los nombramos, y que ansían que estemos junto a ellos cuando los inyectan, los conectan a sus catéteres, los punzan , los infiltran y valerosamente luchan por seguir viviendo enfrentando los tratamientos que reciben. Acaso por tener más de un año, ¿no los podemos cuidar?”

Esa es la pregunta que se hace un grupo de madres que desde hace un par de años lucha por crear conciencia y lograr modificar la Ley de Trabajo, para que cuando un hijo esté gravemente enfermo y necesite cuidados extremos de su madre, ésta pueda acceder a una licencia médica, independiente de la edad del pequeño, y de manera que ésta no peligre su trabajo, a veces el principal ingreso para enfrentar los gastos médicos.

El actual Código del Trabajo establece en su Artículo 199, que un niño que presente una enfermedad puede ser cuidado por su madre o padre hasta que cumpla 1 año de edad, acreditando certificado médico ratificado por los servicios que tengan a su cargo la atención médica del menor.

Este sistema funciona perfecto cuando son enfermedades cortas de un par de días, pero ¿qué pasa si tu hijo es mayor de 1 año, la enfermedad es cáncer y el tratamiento al que se debe someter es de meses? Las leyes actuales no tienen respuestas al respecto.

Tienes que leer esto:  Contra las madres primerizas 

¿Y si sigue enfermo? El artículo 199 Bis, señala: “La madre tendrá derecho a ausentarse del trabajo durante 10 días hábiles” que luego debe devolver con horas extras o en vacaciones o restituyendo el dinero que la empresa le pagó cuando no trabajó. ¿Y si sigue enfermo? ¿Qué pasa si a su hijo le descubren el cáncer a los 2 años? Nuestra legislación enmudece.
María Josefina Rojas tiene 54 años, es profesora de Educación Básica con mención en Historia y Geografía, pero por sobre todo, es madre de Javier, un joven de 14 años que lleva 3 años luchando contra una Leucemia Linfoblástica Aguda, uno de los cánceres que requieren mayor tiempo de tratamiento intensivo.

Tras el diagnóstico de su hijo menor, Josefina decidió avocarse por completo a su recuperación y acompañarlo durante todo el tiempo que durase el tratamiento. Al principio no habían problemas, presentaba licencias siquiátricas, pero después de un tiempo, la Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez (COMPIN) comenzó a retener sus licencias, hasta finalmente obligarla a renunciar a su trabajo como profesora.

Tienes que leer esto:  Ser padre en estos días

Con un sueldo menos, la familia de Josefina tuvo que ingeniárselas para pagar el costoso tratamiento de Javier, que incluía quimioterapias intravenosas y orales, radioterapias, remedios y hospitalizaciones.

Esa es la bandera de lucha para formar un proyecto de Ley que modifique el actual Código del Trabajo y que permita que las madres o padres de niños con cáncer puedan obtener permisos laborales sin perder sus sueldos, para acompañar a sus hijos durante el tiempo que duren sus tratamientos intensivos.

Lamentablemente este proyecto estaba dormido en el congreso y el año 2012, cuando nace la agrupación “Sin licencia para cuidar”, se logró que se reactivara. Así, tras años se una agónica espera, el 10 de Julio del 2012 es aprobada la normativa por unanimidad en la cámara alta del congreso. Hoy necesita del respaldo presidencial y voluntad política.

Las madres que están tras esta lucha se han agrupado y viralizan su pedido a través de redes sociales @sinlicenciaparacuidar , en éstas intentan sensibilizar a la población entregando mensajes de conocidos rostros planteando este terrible problema y manifestando apoyo. Sin embargo, el mayor cambio puedes generarlo tú misma: apoyando esta causa, haciendo ruido con la campaña, para que finalmente sea considerado por los políticos y presentado como una necesidad país.

Tienes que leer esto:  Niños y redes sociales

Todos los niños merecen ser cuidados por sus padres, pero más aún cuando están gravemente enfermos porque la cercanía de éstos les brinda tranquilidad, contención y esto aporta positivamente en su pronta recuperación.

Súper Madre apoya a todas las mamás que están en esta situación y abre sus páginas a esta causa. 

Equipo Súper Madre

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: