¡Cerramos la fábrica!
Revisa nuestras redes sociales

¡Cerramos la fábrica!

Planificación familiar

¡Cerramos la fábrica!

  
Hemos escuchado esta frase cientos de veces, entre amigos y cercanos que no quieren tener más hijos. Las razones para tomar esta decisión son infinitas, pero poder lograr este objetivo, por lo general es la mujer quien recurre a algún tipo de tratamiento.

Si estás considerando “cerrar la fábrica” entonces revisa cuáles son las alternativas que tiene el mercado para ayudarte a conseguirlo, con el menor riesgo posible. Y también debes saber cuáles son definitivas y cuáles reversibles, pues una vez dado el paso, por lo general no hay vuelta atrás.

Una opción es la ligadura de trompas, que consiste en una operación en la cual, como su nombre lo dice, se altera el funcionamiento de las tropas de falopio para que en estás no se pueda producir la fecundación. También se le conoce como esterilización tubárica y si bien existen casos de embarazo a pesar de haberse realizado esta cirugía, lo normal es que no exista posibilidad de embarazo.

Tienes que leer esto:  Soy mamá adoptiva: La travesía de adoptar en Chile

¿Se puede revertir? Hoy en día sí, pero es una operación compleja y una vez realizada no se puede garantizar un futuro embarazo.

Ahora, si lo tuyo va por los anticonceptivos, el más recomendado por los especialistas es el subcutáneo, pues tiene un elevado porcentaje de efectividad y se instala de manera relativamente fácil en el antebrazo. Le sigue el dispositivo intrauterino cuya cubierta libera hormonas. Ésta es una versión más moderna que la tradicional “T” de cobre y en términos de anticoncepción posee un perfil de eficacia más elevado.

De todos modos, los 2 son muy efectivos y duran entre 3 y 5 años. Además, durante su uso, la mayoría de las mujeres experimenta la ausencia de menstruación, lo que para muchas puede ser un agrado y de acuerdo a los expertos, que esto ocurra, a pesar de ser “anti natura”, no tiene ninguna contraindicación, porque simplemente no se genera endometrio, por lo que no hay tejido que eliminar. Y si la mujer decide sacarse el dispositivo, el cuerpo reacciona de forma natural, sin importar cuánto tiempo se haya usado.

Tienes que leer esto:  Cuáles son los días fértiles y cómo calcular los días fértiles

Otras alternativas aconsejadas son:

1. Anticonceptivo oral o “pastillas”.

2. Anillo vaginal mensual, que es una argolla elaborada de material flexible que libera progesterona y estrógeno y que se inserta en la misma zona en la que se utilizan los tampones, por lo que no se vi ni se siente.

3. Parche anticonceptivo semanal, similar un parche curita y que al ser pegado en la piel, libera estrógeno y progesterona.

4. Métodos naturales, como el Billing.

5. Condón femenino.

6. Inyección subcutánea, la puede ser puesta por una misma en el abdomen o muslo. Su efectividad dura 90 días.

Una última opción, y que a diferencia de las anteriores depende exclusivamente del hombre, es la vasectomía. Esta operación es muy poco invasiva, ambulatoria y tiene un 99% de efectividad.  

Tienes que leer esto:  Acido folico antes del embarazo, todo lo que debes saber

Como ves, las alternativas son variadas y dependerá de cuán segura esté la pareja de la decisión de no tener más hijos. Por ello, la sugerencia es a conversarlo seriamente, no tomar medidas apresuradas y a analizar todas las opciones, para evitar arrepentimientos.
 

 

Seguir leyendo
Publicidad
Esto también te podría interesar...
Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Planificación familiar

Subir
A %d blogueros les gusta esto: