Revisa nuestras redes sociales

¿Se puede elegir de forma natural el sexo del bebé?

Planificación familiar

¿Se puede elegir de forma natural el sexo del bebé?

Desde que nos enteramos que estamos embarazadas una de las mayores intrigas es el sexo del bebé. “Que sea sanito” dicen las abuelas, y es cierto, es el mayor de los deseos, pero en el fondo también te inclinas más para un lado que para el otro, más aun cuando ya eres madre y vas por el segundo.

Lo cierto es que estadisticamente hablando las probabilidades son de un 50-50.  El sexo de un bebé depende de un mecanismo azaroso. Se da en la combinación de cromosomas que se produce en el momento de la fecundación, para concebir una niña se tienen que combinar dos cromosomas X, mientras que para que sea varón se tienen que combinar un X con un Y.

Las células sexuales o gametas son el óvulo en las mujeres y el espermatozoide en el hombre, tanto el espermatozoide como el óvulo tienen 23 cromosomas (a diferencia de las otras células que tienen 46, las células sexuales tienen la mitad, asi al producirse la fecundación el resultado son 23 cromosomas que provienen  de la madre y 23 que aporta el padre), de estos 23 cromosomas uno proviene del par sexual (x o Y). Es cierto que el sexo lo determina el hombre, ya que la mujer al ser XX solo aportará cromosomas X a sus óvulos, en cambio el hombre, tendrá espermatozoides tanto X, como Y, y según cual sea el que se combine con el X del óvulo tendremos una niña (XX) o un niño (XY).

Ahora bien, la interrogante es si es o no posible elegir el sexo del bebé. La respuesta real es que no, pero sí podemos inclinar mucho la balanza hacia un lado o hacia el otro. Los expertos dicen que se puede favorecer hasta en un 70% que el resultado sea un sexo o el otro, sin embargo otros autores creen lograr con estos métodos cerca del 100% de fiabilidad a la hora de elegir el sexo del futuro miembro de la familia.

Tienes que leer esto:  ¿Cómo elegir el mejor método anticonceptivo?

Técnicas que ayudarían a elegir el sexo de un bebé

La técnica del calendario

La técnica más conocida es la programación de las relaciones sexuales según el calendario de ovulación. Esta técnica sugiere que  si deseas tener una niña, debes buscarla unos días antes de que ocurra la ovulación, si en cambio quieres un niño lo mejor sería intentarlo durante y después la ovulación.

¿Por que?, los espermatozoides que cargan el cromosoma X son mas pesados y lentos que los que cargan el cromosoma Y, pero viven mas tiempo en el ambiente ácido de la vagina, entonces si al momento se encuentra el ovulo disponible las probabilidades de que llegue primero un espermatozoide con un cromosoma Y aumentan. En cambio, si deben sobrevivir unos días esperando la aparición del ovulo, lo mas probable es que lo hagan los espermatozoides con un cromosoma X que son más lentos y pesados pero también mas fuertes que los Y.

Para llevar a cabo este método, es importante conocer bien cuales son tus días fértiles, reconocer los signos de la ovulación, y si no eres regular utilizar métodos que te permitan determinarlo, como la temperatura basal o los calendarios de ovulación. También hay que tener en cuenta que si bien la mayoría de las mujeres ovula una vez al mes entre el día 11 y 17 del ciclo, existe un cierto número de mujeres que puede ovular hasta tres veces al mes y hacerlo en cualquier momento del ciclo.

Tienes que leer esto:  Felipe Lecannelier explica por qué los niños chilenos tienen mayores problemas de salud mental

Posturas ideales

Si estás deseando tener un varón, las posiciones favorecedoras son aquellas en las que la penetración es mas profunda, ya que la distancia que tienen que recorrer los espermatozoides es menor y los Y al ser mas veloces alcanzarían más rápido el óvulo.

En cambio, si deseas una niña, favorecer las posiciones donde la penetración no es tan profunda (como por ejemplo la posición del misionero) lo que impide que los espermatozoides con el cromosoma Y lleguen primero a la meta que los X que sobreviven mas tiempo y no importa que estén mas alejados del óvulo.

Alimentación

El método Baretta fue creado por una bioquímica Argentina, el cual consiste en llevar una dieta rica en ciertos minerales al menos tres meses antes de iniciar la búsqueda. Esto se debe a que el consumo elevado de esos minerales modifica el moco cervical, que es el medio conductor de los espermatozoides en su camino hacia el óvulo. Si las secreciones cervicales son muy alcalinas favorecen al espermatozoide Y y si son más ácidas favorecen al X.

Por ello, si deseas un niño debes consumir alimentos ricos en sodio y potasio, como las legumbres, el pescado, carnes patatas y pan. Por el contrario, si buscas una niña, debes aumentar el consumo de alimentos ricos en calcio y magnesio, como por ejemplo leche y sus derivados, almendras, avellanas, avena, cereales, arroz, verduras de hoja como lechuga, espinaca, rúcula, huevos y frutas como las cerezas, los citrícos y la piña.

Tienes que leer esto:  Compensación Económica: ¿Cómo solicitarla en caso de divorcio?

En el libro “¿Niño o niña? Ya puedes elegir”, de la autora Adriana Alicia Baretta, se puede obtener más información al respecto, la autora asegura que si se lleva a cabo todas las recomendaciones de su método alcanza una taza de exito cercana al 98%.

Frecuencia de las relaciones sexuales

Se cree que la frecuencia de las relaciones sexuales aumenta las probabilidades de tener una niña, ya que a menor cantidad de semen, se favorece el sexo femenino. En cambio si deseas tener un niño es favorable tener abstinencia sexual antes de la ovulación, de esta forma se favorecerá el sexo masculino.

Placer

Este es el ítem más difícil de llevar a cabo cuando buscas una niña, ya que se recomienda que si se busca una niña, la mujer no llegue al orgasmo, ya que las contracciones que se producen durante el mismo empujan los espermatozoides hacia arriba y además se libera mas fluido cervical disminuyendo la acidez dentro de la vagina  y lo hace un ambiente más propicio para los espermatozoides. En cambio, cuando buscas un varón es bueno que la mujer tenga al menos un orgasmo antes de la eyaculación, para volver el ambiente mas alcalino y otro después para empujar los espermatozoides hacia el óvulo.

Otra cosa que puede ayudar si buscas una niña es que el hombre se de un baño antes del coito, así los espermatozoides Y no sobrevivirían al calor del baño y en cambio los X sí.

 

Dra. Yesica Espasandin
Lic en Biotecnología
Dra. en Medicina
Instagram  @mama_con_ciencia

Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Planificación familiar

Subir
A %d blogueros les gusta esto: