Chupetes: Controversia, tipos de chupete, beneficios y cómo quitárselos
Revisa nuestras redes sociales

Chupetes: Controversia, tipos de chupete, beneficios y cómo quitárselos

Salud

Chupetes: Controversia, tipos de chupete, beneficios y cómo quitárselos

Durante siglos los chupetes de nuestros hijos cobran relevancia como un artículo que es parte de la familia.

Los conocemos como chupete, chupón, chupeta, tete, bobo, pipo o pepe según donde vivamos. A casi todos los niños les encantan.

chupetes

Los chupetes, nuestros amigos

Elegimos un chupete para ayudarlos a estar tranquilos, los niños se encariñan con él, lo necesitan, se hacen dependientes de su chupón.

Así como lo introdujimos en su vida, aleatoriamente, el chupete es exiliado de la vida del niño cuando los adultos creen que ya le es dañino o que puede causarle un daño a su dentadura o autoestima/seguridad.

Haré esta nota a título personal, dentro del  equipo de Supermadre, del mundo médico, odontológico y del amplio espectro de profesionales psicólogos infantiles, existen diversas opiniones al respecto.

Por lo tanto, a título personal y movida por mis años de experiencia clínica y lógica social he comprobado ciertos mitos acerca de los chupetes que compartiré.

El rol de los chupetes contra el sobrepeso y obesidad

Los chupetes son grandes protectores contra el sobrepeso, obesidad y hábitos no deseados en los niños.

Reflejo de Succión

Es el reflejo más poderoso que posee el recién nacido puesto que le permite nutrirse e hidratarse, por lo tanto, mantenerse vivo.

Este reflejo posee un efecto relajante en el lactante y en el niño mayor, por lo que el bebé además, empezará a usar a su madre como chupete cuando tiene sueño, dolor, molestias, está aburrido o tiene miedo, por lo tanto, ya no usará la succión del pezón para nutrirse o calmar su sed, sino que también lo usará como “tranquilizante”.  (Non feeding suction)

El reflejo de Succión forma parte de la llamada etapa oral del niño la que se extiende hasta los 4 a 5 años de edad, por lo tanto, el niño va a tener la necesidad de succionar hasta esa edad.

En la etapa previa a la dentición, el lactante se lleva su mano a la boca y entre los 2 y 4 meses de edad se descubre su dedo pulgar, empezando a succionarlo y la succión del pulgar es altamente deformante, puesto que se trata de un hueso.

Posteriormente, a los 6 meses el escozor de la encía, lo hará llevarse con mayor frecuencia su mano y deditos a la boca, por lo tanto, es aconsejable administrarle un chupete con tetina blanda y sin pantalla plástica, puesto que éstas presionan los labios y los irritan, por lo que el chupete debe ser blando, recto y lo más parecido al pezón materno.

Lo ideal es iniciar el uso de los chupetes a partir de los 15 días de vida, una vez que el lactante ya reconoce bien el pezón materno y es capaz de percibir la diferencia entre ambos.

Tienes que leer esto:  Oxitocina: la hormona del amor

El chupete blando disminuye las probabilidades de una mala formación de la mordida.

Destete y privación del chupete

En el periodo del destete alrededor del año, el niño continua con el reflejo de succión y al no tener el pecho, remplazará la succión del pezón por el chupete de la mamadera.

Entonces empezará a tomar 3 y más mamaderas de leche en el día y tomará 3 o más mamaderas de jugo, además de estar todo el día comiendo pequeñas porciones, las que comerá con ansiedad, duplicando así su ingreso calórico diario.

Por este mecanismo la mayoría de los niños que no chupan chupetes, llegan a tener sobrepeso y un 10% de ellos, se transformarán en obesos.

Los Lactantes que no chupan un chupete

Muchas veces descubren su dedo gordo y lo chuparán por largo tiempo, llegando a deformar su mordida, usan a su madre como chupete o toman leche para dormirse, hacen movimientos rítmicos para dormirse.

Si se despiertan de noche piden pecho o mamaderas, muerden a sus hermanos y compañeros del jardín infantil, son más inquietos y más agresivos.

Los niños que no chupan chupete

Ellos muerden todo lo que encuentran, juegan con los labios, se chupan el dedo, se comen las uñas, se comen los padastros, algunos suelen escupir compulsivamente, les cuesta quedarse dormidos, hacen movimientos rítmicos para dormirse, tienen bruxismo nocturno.

Además tienen mayor tendencia a la masturbación infantil, tienden a ser más inquietos y más agresivos.

Los lactantes y niños que usan chupón

Ellos lo usan para calmarse, para relajarse, para jugar, para mirar la TV, para dormirse y si se despiertan se ponen solos su chupeta.

La mayoría de los niños que usan chupetes, se mantienen dentro de su peso normal.

Trabajos actuales de la Academia Americana de Pediatría, demostraron que el uso de chupetes tiene un efecto protector contra muerte súbita, en el menor de 6 meses.

Que entrega el chupete

El chupete viene a entregar al niño el placer y satisfacción durante la etapa oral, en donde toda la satisfacción viene desde la estimulación de la mucosa bucal.

Si bien la fuente primordial de este intercambio con el medio es la madre, mediante la alimentación, es cierto que hemos descubierto que al poner este objeto al servicio del bebé, éste se calma en momentos en los que el pecho  de la mamá no está disponible.

Es una herramienta a favor de la madre

Hemos puesto el chupete al servicio de niño, tratando de tener más tiempo para hacer otras cosas, porque si estuviéramos 100% al servicio de las necesidades orales de nuestros hijos muchas se sentirían colapsadas.

Nos sentimos sobrepasadas  porque es intenso el sumergirse en el terreno emocional de nuestro hijo, trae consigo conectarnos con nuestro bebé interno y muchas veces eso duele (pero esto es tema para otro post) por lo tanto establecemos verdadera conexión emocional durante no mucho tiempo sostenido.

Tienes que leer esto:  Prohiben fabricación y distribución de paracetamol y otros fármacos

Volviendo a los chupetes, luego que el chupete nos salvó la vida y se convirtió en un objeto imprescindible para nuestro hijo/a, porque recuerden que existe en reemplazo de la mamá: satisface, acompaña y los hace sentir seguros.

Luego que tiene una relevancia única en sus vida y lo aman profundamente: decidimos que es ya mucho tiempo de placer y decidimos quitárselo. inventamos ritos (cual tío memo bochinche), buscamos cambiar un placer por otro, pero lo cierto es que lo desprendemos de algo que les genera placer y seguridad.

Les cuento que quitarles el chupete les duele emocionalmente.

¿Cómo quitarle el chupete a un niño?

Emocionalmente, a un niño al que le es quitado su chupete, sufre una perdida.

Debe buscar otras sensaciones que le permitan sentirse seguro (ojalá acá encuentre a la madre totalmente disponible pero si no se ve profundamente afectado). Esto a mi me parece cruel.

Niños con los dientes torcidos

Probablemente esto que diré le va a molestar mucho a los odontólogos.

Pueden venir los odontólogos a apedrearme, pero prefiero niños con “dientes chuecos” que niños ansiosos, prefiero niños con braquets que niños inseguros, prefiero malas mordidas que adultos deprimidos.

Quiero dejar en claro que no es la falta del chupete lo que genera dificultades pero en algunos casos, el haber obligado a un niño a dejar su chupete genera problemas (seguramente porque hay otros vacíos) pero tal vez el haber sido respetuoso de los ritmos de los niños permitiría contar otra historia.

¿Cuándo dejar el chupete?

Ningún niño chupa chupetes para siempre, no caminamos por la vida mirando bocas deformes.

Dejemos de avergonzar a los niños por usar un objeto que nosotros mismos les presentamos, dejemos de llamarles bebés por necesitar de un objeto transicional que les brinde seguridad.

Algunos adultos seguimos con esas fijaciones: algunos fuman, otros comen vorazmente, etc.

No podemos entonces juzgar a los pequeños por chupar o chupetes. No los tratemos igual a como nos trataron a nosotros.

¿Dejar que usen en chupete libremente?

Los niños piden lo que necesitan, si necesitan los chupetes por más tiempo es porque debemos poner atención en el contexto del niño, en los vínculos y no en el chupete en sí.

Si queremos que dejen el chupete, debemos ayudarlos a sentirse seguros antes.

Diferentes tipos de chupete

Hay niños que prefieren ciertos tipos de tetinas, pero también diferentes materiales tienen caracteristicas que los hacen recomendables para distintas etapas en la vida del bebé y el lactante.

Tienes que leer esto:  Bronquiólitis un término que debemos conocer

Chupetes de silicona

Los chupetes con tetina de silicona son transparentes y blanquecinos, su consistencia es mas bien rígida. No a todos los niños les gustan las tetinas duras.

Muchos padres prefieren los de silicona porque su transparencia y consistencia los hacen parecer mas higiénicos, aunque en realidad ambos son igual de higiénicos.

Los de silicona son mas resistentes, su material sintético es difícil de romper. Se recomiendan cuando los niños ya tienen dientes.

Cuando se usan en mamadera el agujero debe tener el tamaño adecuado, ya que si es muy pequeño la succión será dificil, por el contrario si el agujero es muy grande la leche saldrá libremente y eso podrá atorar al bebé.

Chupetes de caucho o látex

Los chupetes con tenina de caucho o látex tienen color amarillento, son mas blandas y pegajosas. Su apariencia hace que los padres las consideren menos higiénicas.

Se rompen con mayor facilidad con los dientes, por lo que dada su consistencia blanda (mas parecida al pezón) y su mayor fragilidad es recomendables usarlos en la primera etapa del bebé.

 

Mi chupete favorito

Si bien existen distintos tipos de chupetes, personalmente este es el que personalmente he visto que se parece más al pecho materno, que tiene mayor acople al paladar del bebé (para que no tengas miedo por las deformaciones de éste).

Fue desarrollado por el Doctor Pedro Marinov, pediatra chileno, antofagastino, quien además de esta innovación ha educado desde el trabajo clínico y silencioso a miles de mujeres: no sólo en lo que respecta a la salud del recién nacido sino que ha educado en torno a la crianza respetuosa,

Enseña a entender que el bebé que ha nacido es un individuo tal cual como los adultos y que merece amor, explicaciones, palabras, consideración y cuidados.

chupetes Dr Marinov

Características de los chupetes del Dr. Marinov

  • Chupetes diseñados según el tamaño de la boca del recién nacido y prematuro.
  • Simula el pezón y el pecho materno.
  • Tetina recta de textura blanda y suave, disminuyendo la posibilidad de futuras alteraciones del paladar y la mordida.
  • No posee pantalla plástica, evitando la compresión sobre los labios, e irritación de la boca.
  • Permite observar la expresión facial de su bebé.
  • El bebe lo succiona imitando la succión del pezón materno.

Está fabricado en látex de alta pureza con un recubrimiento de silicona, para evitar la degradación por la saliva y la colonización por hongos.

10818582_10152396649766954_805924325_n

Agustina, chupó chupete hasta el año de vida.

Más información sobre estos chupetes en:

https://www.facebook.com/chupetedoctormarinov?fref=ts

Varinia Signorelli C.

Seguir leyendo
Publicidad
Esto también te podría interesar...
2 Comentarios

2 Comentarios

  1. ayilita

    21 febrero, 2016 at 4:49 pm

    Hola Varinia, me alegra haber encontrado este artículo, es la primera vez que comento en una página de todas las que leo. Es que por fin encontré la confirmación de varias observaciones e hipótesis que tenía respecto de mi hija (Carmela, 2 años y 8 meses). Te cuento brevemente lo que nos viene ocurriendo, porque aun persiste cierta preocupación por esos vacíos emocionales e inseguridades, estoy un poco perdida y no sé lo que le puede estar pasando.
    Carme tomó teta hasta casi los dos años. El chupete tuvo un uso ocasional, justamente en esas situaciones en las que una sabía que podía colapsar. Pero era realmente algo auxiliar y muy ocasional, porque siempre estuve disponible, retomé mi trabajo cuando tenía once meses y eran cuatro horas por día. El destete fue vivido con dolor y angustia -también se autoagredía-, no le gustó nada, duró tres semanas aproximadamente, yo ya estaba muy cansada porque cuando quise suspender gradualmente alguna toma, ella las duplicó, entonces aceleré todo, previamente halando con su pediatra, que coincidió en que mi angustia y agitación al momento de la toma eran peor. Lo que confirmo en primer lugar, es el hecho de que ella mordió por primera vez cuando tenía un año y cinco meses (fue una mordida muy fuerte a un amiguito), en ese tiempo yo le estaba sacando la teta de noche pero no lo asocié, solo veía que andaba un poco agresiva y ansiosa, también pellizcaba, eso continúa hasta hoy, pero en ocasiones. Empezó jardín maternal al año y nueve meses, allí usó el chupete un poco más en la adaptación, y luego me enteré por las maestras que usaba alguno de allí, del jardín, cuando necesitaba consuelo. Eso demuestra que ella no tenía uno en casa.
    Segundo hecho que observé; al año y medio también, en el momento que aumentó su frustración porque yo le demoraba o trataba de distraerla en las tomas diarias, comenzó a explorar y a iniciar cierta masturbación infantil. Siguió mordiendo en un promedio de dos a tres días por mes en el jardín y alguna que otra vez con otros amigos, se le sumaron gritos nerviosos, rabietas, ansiedad y mucha inquietud corporal. En el medio de esto, además, su papá y yo nos separamos. Pero estamos muy atentos a lo que le va afectando en ese sentido. Yo creo que esta consulta sobre su conducta. tiene que ver más con mi vínculo con ella.
    Tercer hecho, hace medio año, retomó con mucha intensidad la masturbación, con mi pierna sobre todo, eso comenzó a fastidiarme (era en cualquier lado y con cierta “exigencia” como la teta), de modo que lo primero que pensé es que había sido tan grande la pérdida con el destete que todo se le había desdibujado y “desregulado”, que estaba sin calma y sin sosiego. Recordé que las maestras le ofrecían el chupete en casos de nervios o llanto fuerte y pensé en ofrecérselo cuando me tomara de la pierna. Lo hice y pareció funcionar para calmarla o acortar el tiempo de exploración genital, que a veces duraba 20 minutos! Si bien es muy natural esto y lo acepto (hasta lo celebro por su crecimiento), que lo hiciera con mi cuerpo, en momentos de sueño o aburrimiento, ya me generaban un malestar (que, claro, tendrá que ver con mi propia infancia). Y hace unos meses empezó a querer tocarme mis lunares y frotarlos largo rato (como lo hacía cuando mamaba) y también los pechos (que lo hico al principìo del destete), con cierta compulsión también me lame o se agita cuando la saco del baño para secarla e imita el llanto de bebé. En fin, es al día de hoy que Carmela esta TODO EL DÍA con el chupete y no se le entiende lo que dice, le he dicho que se lo saque cuando habla, la he amenazado, le he rogado, la he felicitado y hasta a veces la he chantajeado “si querés upa, sacate el chupete” “si salimos con el triciclo, dejamos el chupe acá” “tus amigos no usan” . O sea, estoy convirtiéndome en un monstruo. Tengo miedo de que hable mal, que se le deformen los dientes, de que sea una fumadora o una obesa pero, sobre todo, de no conocerla lo suficiente como para detectar qué le esta ocurriendo para que lo necesite tanto. Hoy no trabajo y estoy muy disponible para ella, a su papá lo ve todos los días y duerme tres noches con él. La amamos con locura y nuestra intuición siempre nos ayuda, si nos pide el chupete, aunque no nos guste o nos parezca nuevo a esta edad, se lo terminamos dando, le ponemos alguna que otra condición, le decimos “un rato” “para dormir”, le explicamos que es grande, bla bla…pero ahora, luego de leer esto, puedo entender más y sentirme menos sola. Eso no quiere decir que no sea un gran trabajo de aceptación de lo que yo leo como un fracaso de mi lactancia, de mi entrega y mis esfuerzos, que al parecer no la colmaron. Siempre ella fue muy succionadora -objetivamente- y me encantó darle la teta todo ese tiempo. Pero estoy un poco abrumada por la imagen de ella con el chupete todo el día, como cualquier niño privado o no satisfecho con el vínculo con sus padres. Y una vez que yo resuelva ese malestar, no sé si se resolverá el de ella, porque aun con chupete en la boca, busca masturbarse y sigue siendo un poco agresiva y nerviosa con sus pares. Bueno, ojalá puedas leerme y compartir tu mirada. Preguntame lo que te parezca necesario. He dejado varias cosas de lado como, por ejemplo, que cuando le di el chupete, retomó el control de esfínteres que había empezado y abandonado a los dos y un mes, ahora solo resta dejar pañal de noche y ése creo que fue un buen proceso en su desarrollo. Pienso que quizás el chupete sea un objeto transicional por ese control de esfínteres de noche o hacia al habla, aunque la dificulta. Vos me dirás.
    Un saludo y gracias!!

  2. ayilita

    21 febrero, 2016 at 4:55 pm

    Ah, me faltó contar que al destetar tomó mucha mamadera y yo tenía que lidiar con el exceso de lácteo también, eso fue disminuyendo al cabo de unos meses, porque le desaparecí la mamadera (estaba antes con un vaso transicional de sorbete) pero creo que aquello coincidió con el rebrote o la intensificación de todo lo otro “negativo”.

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Salud

Subir
A %d blogueros les gusta esto: