LA PRIMERA COMIDA: ¿DÓNDE SE SENTARÁ MI HIJO?

El embarazo ha quedado atrás, si bien los últimos meses son eternos, nace nuestro hijo y no podemos creer lo rápido que pasó el tiempo.

Los primeros días con un recién nacido en casa suelen ser intensos, en realidad los primeros años, en realidad los primeros 2 o 3 años son intensos. Aunque para ser más precisa preferiría decir que toda la vida cambia de intensidad. Fluctúa y late distinto, a otros ritmos.

Entonces las primeras semanas son de cambios, son de re adecuarse en u espacio donde siempre vivimos. Pero que nunca será el mismo, los primeros días son eternos porque luchamos con el cambio y peleamos por mantener la rutina, hasta que entendemos que lo mejor es dejarse llevar y nadar las aguas de la maternidad siguiendo los ritmos del cachorro humano, lo más inteligente que podemos hacer.

Cuando la maternidad nos fluye, a veces queremos quedarnos, otras salir corriendo, otras queremos dar pecho, en otros momentos queremos nuestro cuerpo de vuelta, pero sabemos que es normal fluctuar cin mareas altas y bajas, con nostalgia y con loco amor. Es así.

Pasan los meses y nuestro pequeño comienza a ser un poco más firme neurológicamente por lo que comienza a sostener la cabeza y a intentar sentarse. Cada niño tiene su propio ritmo pero dentro de los 3 primeros meses y luego a los 6 meses podremos observar grandes cambios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere lactancia exclusiva por 6 meses; es decir que nuestros hijos no deben comer nada distinto a la leche. NADA, ni aguas de hiervas ni nada distinto a la leche. Es más, las aguas de hierva que recomiendan a veces para el dolor de guata o cólicos, podrían ser responsable de una enfermedad irreparable en los mas pequeños que se llama botulismo y que puede llevar a la muerte incluso.

Por esta razón es importante no administrar nada que no sea leche materna, a menos que un médico haya prescrito algo distinto por una particularidad tuya o de tu guagua.

Las primeras comidas de tu hijo, serán parte de la llamad alimentación complementaria, porque viene junto con la leche. Es accesoria, lo más importante es que se siga alimentando de tu leche, sin embargo deberá ir probando distintos sabores y texturas, con el fin de un día, alimentarse solo de éstas.

La primera comida suele ser un acontecimiento familiar, muy esperada, aunque la primera vez suele ser un lindo intento donde todos quedamos más llenos de papilla que el estomago del bebé en cuestión. Sin embargo, es importante que entendamos el momento d ela comida como un acontecimiento social. Es decir, la primera alimentación viene de mi madre, la primera comida me la dará alguien en un contexto específico y siempre el comer, para el ser humano, será en relación a un contexto. A una conexión con otros.

Sin ir más lejos, a algunos no nos gusta comer solos, otros no comemos si tenemos poco tiempo, a otras personas le gusta buscar compañía durante el horario de almuerzo, etc. Comer nunca es solo eso, es relación. Nos nutrimos de lo que comemos y nos nutrimos del vinculo que establecemos, tanto con nuestra madre como con lo que compartimos comida.

Se sugiere entonces que el momento de la primera comida sea relajado, en un lugar cómodo y con acompañantes que estén en la misma sintonía. Ojalá así en cada comida de tu guagua.

Dónde sentarlo es un tema porque muchos bebés a los 6 meses aún no se sientan por completo o tan firmes, entonces la idea de una silla de guagua convencional es impensada por seguridad. En mi caso, usé la típica silla nido de las abuelas, esa que tiene genero y fierro. En el genero se reclina la guagua y ahí come, sin embargo, conociendo la importancia del momento de comer, situé a mi guagua sobre la mesa, para así sentarme con ella y darle un contexto a lo que pasaba. Que entendiera que comíamos todos juntos en la mesa, algo que se nos olvida con las guaguas y que es muy importante. Que se sienten a comer con nosotros en la mesa, que compartan, que escuchen como el resto de la familia conversa, para que más adelante pero bien pronto, vaya aportando a la conversación y se haga parte.

Generalmente las sillas de guagua no aportan a esto de incluir a las guaguas en el contexto de la comida familiar, muchas sillas de guagua son considerablemente grandes, tienen alturas disimiles a las de la mesa y establecen una zona de comida tan amplia que separan a los niños en vez de unirlos. La elección de una silla que sea segura, durable y que permita incluir a los niños a la mesa es crucial.

Como medidas de seguridad básica es importante que la silla sea muy firme, que no se vuelque debido al movimiento y al situarla cerca de la mesa, debemos asegurarnos que no la pongamos cerca de las patas de ésta. Porque nuestra guagua podría hacer contra peso y caerse la silla. Por otro lado, la apertura del asiento debe, como máximo, permitir pasar una de las piernas. Si es más amplia podría deslizarse la guagua hacia abajo. Recuerda que son importantes las correas de seguridad o trabas para que esté los niños se mantengan sentados y no corran riegos.

En esta ocasión me atrevo a recomendarles una silla que llegó hace poco a nuestra vida. Es de la marca alemana Geuther que es una empresa especializada en muebles infantiles que buscan adaptarse a las necesidades, combinando la más avanzada tecnología, sin olvidar los detalles clásicos y la mano de obra más artesanal que le da el toque más nostálgico, sencillo y minimalista a cada pieza.

 

La marca europea llega a Chile de la mano de KITALU y super todos los controles de calidad alemanes, americanos y chilenos.

 

¿Por qué Revisamos la Silla Tamino de Geuther?

 

La verdad es que la revisamos por su diseño, combina perfecto con lo que nos gusta de clásico, de orgánico y minimalista. La revisamos además porque permite ser usada antes que las guaguas se sienten por completo.

 

Es decir, me habría ahorrado la insegura silla nido sobre la mesa, porque puedes anclarle una silla especial, tipo nido, pero que cumple con toda la normativa de seguridad. Es cómoda, acolchada, anatómica y perfecta en altura.

 

La revisamos porque la puedo acercar a la mesa e incluir a mi guagua en las conversaciones y juego, Tiene distintas posiciones por lo que mi inversión inicial permite que se use cómoda y seguramente desde que nace, hasta que crece y tiene un escritorio propio. Sí, podrá usarla también sin perder sus características.

 

La silla Tamino posee múltiples accesorios para mejorar la experiencia de uso y para adaptarla a las distintas edades de tu hijo. Algunas incluidas, otras se venden por separado pero lo básico viene y es perfecta.

 

Se recomienda desde los 6 meses hasta los 85 kilos para su uso.

 

Puedes mirar más detalles de la silla Camino: Acá

 

 

Equipo Supermadre

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: