Madres viajeras: ¿Cómo manejar el "Jet Lag" en los bebés?
Revisa nuestras redes sociales

Madres viajeras: ¿Cómo manejar el “Jet Lag” en los bebés?

Bebés

Madres viajeras: ¿Cómo manejar el “Jet Lag” en los bebés?

Todos los días muchas personas luchan contra uno de los trastornos del sueño más comunes en los viajeros: el desfase horario, más conocido como “Jet Lag”.

Y es que, hasta hace algunos años, era considerado solo un estado mental transitorio, pero los últimos estudios nos han demostrado que este desequilibrio en nuestro reloj biológico, resultado de viajar a zonas con diferencias horarias considerables, no solo altera nuestro ritmo circadiano, sino que también afecta algunas funciones importantes de nuestro organismo.

Estamos condicionados para estar despiertos durante el día y dormir cuando es de noche, así lo percibe nuestro cerebro. Si viajamos a una ciudad que tiene cinco o más horas de diferencia, nuestro reloj biológico debe adaptarse a estas nuevas reglas, y este proceso es lento.  Nuestro organismo debe balancear una seria de mecanismos fisiológicos, entre ellos la secreción de ciertas hormonas, temperatura corporal y la función digestiva.

Al padecer de “Jet Lag” podemos manifestar:

-Alteración del sueño

-Disminución del estado de alerta

-Malestar general

-Y deterioro de la función diurna. Es decir, andamos modo zombie durante el día y es difícil conciliar el sueño en la noche.

Tienes que leer esto:  El Chupete ayuda a prevenir la obesidad.

Diez tips para manejar el “Jet Lag” en bebés

Ahora, imaginemos todo lo descrito anteriormente en un bebé, quien además de esto debe adaptarse al vuelo, a cambios en su rutina y a dormir en otro lugar.  Sumémosle el cambio de horario y el stress para esa madre, que debe estar alerta durante todo el viaje, y que también tiene que  adecuarse a este desfase, y encargarse del bebé.

Los niños en general se ven más afectados, ya que no pueden verbalizar en palabras lo que les molesta; esto se traduce en cansancio e irritabilidad.

Para contrarrestar y disminuir las molestias,  podemos seguir la siguiente serie de estrategias, antes, durante y después del viaje, para sobrellevar un poco este “Jet Lag”:

1. Elige un horario apropiado para viajar: lo ideal es volar de noche y llegar de día al lugar de destino. Te será más fácil instalarte durante el día, ya que luz del sol ayuda a que tu cerebro se adapte al nuevo horario.

2. Cuando lleguen, salgan a dar un pequeño paseo, coman liviano y  dispónganse a descansar para tener un sueño reponedor.

Tienes que leer esto:  Vacuna contra la influenza 2018 ¿es necesaria para todos?

3. Al momento de dormir, procura que toda la familia duerma, así se mantiene la pieza oscura y evitamos los destellos de luz de celular o televisión, que pueden interrumpir el sueño de tu hijo.

4. Evita programar alarma para despertar al día siguiente, que el objetivo de esa noche sea dormir y descansar.

5. Planifica el grueso de las actividades desde el tercer día: que el primer día sea de instalarse y el segundo recorrer un poco, sin mayor planificación. Con el descanso necesario, ambos estarán listos para recorrer la cuidad al tercer día y todo será más fácil.

6. Si por problemas de tiempo, deben salir el segundo día, el medio de transporte  más adecuado, es la mochila porta guagua. Al sentirte cerca, tu bebé estará tranquilo, y podrán recorrer museos y subir escaleras sin mayor problema.

7. No te compliques si duerme una siesta más larga de lo habitual, lo más probable es que esté tan cansado, que después de un baño se duerma de igual forma en la noche.

Tienes que leer esto:  Displasia: Diez prácticas recomendaciones para padres con un bebé en tratamiento

8. Evita las pantallas cuando se acerque la hora de dormir; para entretenerlo camino al hotel, la plasticina o un libro para pintar, pueden ser de gran ayuda.

9. Adapta los horarios de comida en base a las necesidades de tu hijo: trata de ir viendo si te pide comida en el horario de casa o en el horario nuevo. Generalmente cuando estamos de vacaciones,  nos desordenamos un poco, procura que coma cuando lo necesite. El consumo de agua es vital, ya que de esa forma el organismo funcionará regularmente, hasta adaptarse al nuevo horario.

10. No seas tan estricta con el horario de las comidas o de las mudas, estarán ambos en proceso de adaptación, así que no te presiones por restablecer las rutinas de casa.

Carolina Martínez Fernández. Mamá viajera, esposa y odontóloga de profesión.

@lacaromartiinez 

 

Fuente de consulta

Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Bebés

Subir
A %d blogueros les gusta esto: