Nueve consejos de una madre de gemelas para amamantar a dos
Revisa nuestras redes sociales

Nueve consejos de una madre de gemelas para amamantar a dos

Lactancia

Nueve consejos de una madre de gemelas para amamantar a dos

Ser madre es como un viaje, cada caso es único y especial, cada hijo te regala una experiencia nueva y tener un embarazo múltiple es, sin duda, un desafío inmenso del que podremos salir airosas si vivimos el día a día, tratando de no angustiarnos, dando lo mejor y entendiendo nuestros procesos como mujeres y madres.

Comenzaré este relato, dejando en claro que hablo desde mi propia experiencia, desde mis caídas, sustos e interminables horas de esfuerzos. No pretendo imponer la receta perfecta en la crianza de gemelos y mucho menos contradecir lo que su doctor, su experiencia, su instinto o las necesidades únicas de cada niño precisen, por lo que ante cualquier duda debes consultarlo con tu pediatra.

Cuando en la primera ecografía el doctor me dijo que eran dos bebés, mi sensación fue de agobio. Y es que ya tenía un niño de un año en ese momento. ¿Qué hago? ¿Cómo lo hago? ¿Me la podré? ¿Seré capaz? Eran las preguntas que daban vuelta en mi cabeza una y otra vez.

Mis niñas nacieron prematuras, a las 34 semanas, amarillas y no tenían idea como succionar, ni siquiera resultaba poner la mamadera pues la leche se les caía de la boca. Esos milagritos tienen ahora diez años, no sé como paso tan rápido el tiempo, y aquí están felices y  sanas, lo que en gran medida debo agradecer a la posibilidad de dar de mamar y con ello entregarles amor, apego, salud, defensas y estímulos mas que suficientes para su desarrollo sano.

No ha sido fácil y sigo peleando cada día una nueva batalla (ahora es lograr y fomentar la diferenciación). Pero a pesar de las dificultades, puedo decir que sí, que me la pude, y créeme si tu estas en la misma situación también lo lograrás.

Paola, abogada y mamá de Vicente, Amanda y Fernanda

Nueve tips para amamantar a gemel@s

¿Cómo lo logré? Te dejo algunas recomendaciones a continuación:

1.- NO te las des de superwoman. Eres una mujer común y corriente, con necesidades, dificultades, se te acaba la paciencia o simplemente no te alcanzan las manos. Pide ayuda, es necesario pedir ayuda porque la necesitarás. Trata de formar una red de apoyo durante tu embarazo, incorporar al papá en cada uno de los pasos. Recurre a tu mamá, hermana, amigas o personas de confianza con las que puedas contar.

2.- Preocúpate solo de ti y tus hijos. Olvídate del mundo, de la casa desordenada o la pila de ropa por lavar. Si los niños duermen tu duermes, ese es un consejo típico para mamás de recién nacidos, pero que para madres de gemelos se vuelve esencial. Recuerda que si tu estás bien, podrás atender bien a tus niños.

3.- Cumple con TODOS los controles médicos señalados, con las vacunas cuando corresponda y mantén el teléfono del pediatra a mano. Aunque esto parezca obvio, en el caso de gemelos es “doblemente” importante porque generalmente nacen un poco antes de las 40 semanas de termino o con un peso inferior, por lo que podrían necesitar cuidados médicos especiales, en estos casos es siempre mejor prevenir que curar.

4.- ¿No tienes leche los primeros días?. Mi embarazo fue complejo, como la mayoría de los embarazos múltiples, tuve que estar hospitalizada y someterme a una cesárea a las 34 semanas. Si crees que no produces la leche suficiente, relájate y trata de no angustiarte si sale poco o nada. Ya vendrá. Confía en tu cuerpo y si es necesario pide ayuda con alguna asesora en lactancia, existen muchas técnicas para estimular la lactancia en bebés prematuros.

Amanda y Fernanda, hijas de Paola.

5.- Para comenzar puedes dar de mamar a un sólo bebe a la vez, mientras su hermano/a es alimentado con mamadera, en esto el padre tendrá una labor fundamental desde el día uno, pues mientras tu tratas de amamantar, él podrá alimentar al otro bebé y mantenerlo tibio con el calor de su cuerpo. Este es el llamado “método canguro” que consiste básicamente en mantener al bebé piel con piel, importantísimo para favorecer el apego entre padre-hijo.

6.-¿Libre demanda? Lo intenté los primeros días pero fue un desastre. No siempre había alguien al lado para ayudarme, terminaba con una para empezar con la otra en un ciclo sin fin. Incluso, debo confesarlo, más de una vez una de mis niñas tomo dos veces pecho en perjuicio de su hermana. Pero con el tiempo comencé a darles pecho a las dos a la vez y mi cuerpo respondió con leche suficiente para ambas niñas.

Tienes que leer esto:  ¿Cómo debemos alimentarnos durante la lactancia?

7.- El saca leche es fundamental. Es importante invertir en uno de buena calidad y ojalá que sea eléctrico para lograr extraer una mayor cantidad de leche. En este punto es importantísimo el cuidado con la higiene de los aparatos, el baño diario de la madre, el lavado de manos exhaustivo, tener la refrigeración adecuada y contenedores de vidrio. Al principio cuando los bebés apenas succionan te resultará útil para producir una mayor cantidad de leche y con el pasar de los meses podrás mantener la lactancia materna por un mayor periodo de tiempo.

8.- Posturas para dar de mamar a gemelos. Las intenté todas: de lado, una a cada lado, hay mil formas distintas de acomodar a los bebés y otra vez resulta indispensable el apoyo de tu pareja/mamá/acompañante en este proceso. Es muy bueno informarse antes del nacimiento de las posturas de amamantamiento especiales para el caso de gemelos, las que dependerán mucho de la edad de los bebés. Durante los primeros meses me ponía de espaldas en la cama mientras el papa me ponía una a cada lado, y ya más grandes las sentaba en mis rodillas una a cada lado y era maravilloso mirarlas, pues mientras mamaban se tomaban de las manos.

9.- ¿Dónde amamantar? ¿Es necesario un espacio  tranquilo e intimo para hacerlo? Yo creo que sí, pues resulta bastante más cómodo. Sin embargo, si debes hacerlo en un  lugar público no tengas temor o vergüenza, por favor, hazlo. Creo que ha cambiado bastante el país y me alegro por eso, aun recuerdo que estando con mi bebé en un restaurant hace diez años atrás, tuve que ir al baño y sentada en la taza darle de mamar. Fue incómodo y muy humillante. ¿Por qué tuve que esconderme? ¡Como si estuviera haciendo algo malo!  Alimentar a tu bebé es un acto de amor completamente natural del que debes sentirte orgullosa.

En mi primer embarazo seguí al pie de la letra las indicaciones y como suele ocurrir en el segundo deje un poco las normas de lado para seguir mi instinto. La verdad es que nunca me he sentido tan ligada a mi feminidad como después de ser mamá de gemelas y ver como día a día pudimos salir adelante y aunque en esos días estaba un poco colapsada, puedo asegurar que la lactancia fue clave en la crianza de mis niñas.

Mucho se ha estudiado respecto a la importancia de la leche materna en los recién nacidos. Y aunque no puedo hablar desde el punto de vista médico, sí puedo decir que en mi caso resultó. La lactancia es el remedio mágico para cualquier enfermedad, la tristeza o la necesidad de atención y afecto en mis gemelas. Se ha destacado la función del pecho materno en el apego, más aun en el caso de nacimientos múltiples en que simplemente no puedes darle toda la atención que quisieras o que necesitan tus hijos porque el tiempo o las fuerzas no te alcanzan. El pecho me resultó de calmante ideal, el poder acostarme con ellas y darles de mamar producía en las tres una sensación especial de bienestar, de estar en casa y creo que resistieron bastante mejor el ser prematuras y las diversas enfermedades.

Quienes estén viviendo algo similiar, las invito a conversar. Si tienen cualquier duda o comentario sobre crianza múltiple, no duden en hacerla llegar.

Un abrazo grande.

Paola, abogada y mamá de Vicente, Amanda y Fernanda.

Tienes que leer esto:  No produzco leche materna suficiente

Instagram:  @poly.vega

Twitter:  @polyvega

Mail: poly.vega@gmail.com

Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Lactancia

Subir
A %d blogueros les gusta esto: