Revisa nuestras redes sociales

Nutrición infantil: ¿cuál es la ración de alimento adecuada para cada edad?

Alimentación

Nutrición infantil: ¿cuál es la ración de alimento adecuada para cada edad?

Cuando los niños comienzan a comer a los seis meses el tamaño de la porción está relativamente claro. Nos sugieren entregar 1 taza de papilla de verduras y ½ de frutas. Aunque todos los niños comen cantidades diferentes, contar con esas medidas nos ayuda a tener una referencia.

Cerca del año, la indicación que damos los nutricionistas será: “adaptarse a las comidas de la familia poco a poco, entre los 12 y 24 meses”. Pero esta indicación no significa que deban comer la misma cantidad que los adultos, ya que el requerimiento diario es en relación a su peso y gasto calórico.

Sin embargo es importante tener claro algunos conceptos, porque no es lo mismo una porción de alimento que una ración del mismo alimento.

Porción es una unidad de medida de alimento, que está determinada, para así poder hacer comparaciones entre alimentos de similares características, por ejemplo 1 porción de cereales es ¾ taza de arroz y al mismo tiempo es ½ marraqueta, porque en estas cantidades ambas tienen un aporte similar.

Una ración es lo que realmente me sirvo en el plato, que puede ser más o menos que una porción, entonces en un desayuno puedo comer una ración de marraqueta que puede corresponder a una unidad de marraqueta, es decir, dos porciones de cereales.

Entendiendo esto, la mayoría de las porciones se pueden medir con objetos de fácil acceso, como las tazas (generalmente tazas de 200 cc), cucharas, cucharitas. También podemos usar las manos para medir las porciones. Entonces, si bien las porciones siempre serán iguales, podemos adaptar las raciones de los niños a su tamaño y ahí podemos usar sus manos.

Tienes que leer esto:  ¿Cómo proteger a los niños del abuso sexual, físico y emocional?

Por ejemplo:

Para los adultos un puño cerrado equivale a la mayoría de los cereales, panes, legumbres y tubérculos, esto corresponde a una porción, podemos calcular la ración proporcional de los niños usando sus puños, que suelen ser más pequeños.

Para las carnes usamos la palma de la mano, una palma de mano de un adulto equivale a una porción de carnes y podemos usar la palma de mano de nuestros niños para determinar su ración, en el caso de los pescados la porción es una palma y ½.

Las grasas como los aceites y mantequillas, una porción equivale al tamaño de nuestro dedo pulgar, podemos usar el de los niños para usar la ración.

En el caso de las frutas y verduras, estas deberían significar siempre el 50% de nuestro plato, entonces juntando el volumen que ocupan los cereales y las proteínas, tenemos el volumen total de vegetales y frutas por un plato de comida, aunque estos, es bueno ofrecerlos sin limitar su consumo.

En el caso de los lácteos, la porción recomendada para adultos y niños es por lo general 1 taza de leche y 1 pocillo de yogurt regular (entre 120 a 150 g), como este alimento es de consumo habitual en los niños, suelen consumir una ración similar a la porción recomendad y en muchos casos raciones más grandes.

Una buena idea para ofrecer alimentos a los niños es utilizar los platos con separación donde los niños pueden ver los alimentos por separado y eso ayuda que ellos puedan reconocerlos y decidir cuánto comer de cada uno.

Tienes que leer esto:  Autoestima: Cómo ayudar a nuestros hijos a construir una imagen positiva de sí mismos

También es importante entender que para conocer las porciones reales que necesita tanto un niño como un adulto, es necesario evaluar los requerimientos de forma específica con un nutricionista, aunque conocer las porciones y como hacer una proporción adecuada al cuerpo de tu hijo puede ayudarte a tener una idea general de cuanto debería comer.

Como vemos, en general el aporte podemos adaptarlo a la palma de las manos de los niños para ver si de verdad está comiendo lo que necesita. Sin embargo, te dejo otros tips igual de importantes que esta información:

Tips para la hora de comer

  • No nos creemos expectativas sobre las cantidades de alimento que comerán los niños, todos los días comerán en distintas cantidades y es totalmente normal que a veces quieran comer un poco más o un poco menos.

  • Respeta las señales de hambre y saciedad de tu hijo, aunque a ti te parezca que comió demasiado puedes volver a ofrecer alimentos siempre saludables. Si, al contrario, te parece que comió muy poco, respeta la situación, pero observa qué situaciones pueden estar llevando a comer menos a tu hijo, algunas veces puede ser que la expectativa en relación al volumen de alimento servido era muy alta, es posible que no se sienta bien de salud, o incluso podría ser simplemente que quiere ir a jugar.

  • El tiempo de comida debe ser un espacio reservado para eso, los niños que ven tele o juegan al mismo tiempo que comen suelen distraerse y no tener conciencia total del alimento, lo que podría hacer que no sepan reconocer sus señales de hambre y saciedad y comer más de lo que necesitan, además de significar un riesgo el no tener completa atención en lo que se come, pues podrían atorarse.
Tienes que leer esto:  Alimentación saludable: Lo que debes saber para que tus hijos coman sano

  • Los tiempos de comida demasiado largos o donde no se sienten involucrados en la conversación, pueden hacer que un niño no quiera comer, se aburra y pida permiso para levantarse. Por esto es importante involucrar a los niños en la alimentación de la familia para que así el tiempo de alimentación sea un espacio reservado para todos los miembros de la familia.

  • Para finalizar, más que preocuparte de medir porciones y raciones de alimentos, es importante permitir que los niños desarrollen una buena relación con la alimentación, esto lo logramos al hacer del tiempo de comida un espacio donde todos nos sentimos cómodos y no pasa nada si no queremos comer más o si queremos repetir el plato, siempre y cuando se mantenga una oferta de alimentos saludables. Esto permite que los niños reconozcan sus señales de hambre y saciedad y a largo plazo puedan tomar mejores decisiones en la alimentación.

Cada vez que tengas dudas sobre la alimentación de tu hijo puedes consultarlo con su pediatra o nutricionista para que te guíen y ayuden a elegir de mejor manera los alimentos.

Jacinta Legarreta.

Nutricionista infantil 

IG @jacinutrii

Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Alimentación

Subir
A %d blogueros les gusta esto: