Cómo proteger la piel de los bebés y niños durante el verano

La piel de los niños es demasiado delicada, por lo que se hace urgente tener las precauciones durante la época de mayor temperatura.
Pero sin duda lo que hay que tener claro es que los menores de un año deben estar lejos del sol. De acuerdo al sitio online Guía Infantil, “cada año se producen en todo el mundo más de 2 millones de cánceres de piel distintos del melanoma y 200.000 melanoma malignos”.
Es por esto que a los lactantes menores de seis meses hay que cuidarlos con sombrilla, siempre vestirlo con gorros y evitar que el sol les llegue de forma directa.
Para los mayores de un año, según Bebés y Embarazos, se debe mantener la hidratación de la piel. Una buena crema hidratante es lo primero que hay que tener en cuenta y que sea de uso diario. Lo ideal es que el pediatra sea quien nos recomiende alguna marca, ya que se debe ajustar a las necesidades de los pequeños.
Lo mismo pasa con los aceites, que se pueden aplicar después del baño o en el agua.
Pero hidratarlos por fuera no es suficiente, también hay que hacerlo por dentro. Hay que ofrecerle al niño todo el líquido necesario. 

Protectores solares

Los dermatólogos recomiendan aquellos con FPS de 50 o superior a este número y que indiquen que son de “amplio espectro”.
También debes escoger una crema que sea resistente al agua, ya que es dónde más tiempo estarán los pequeños.
Fíjate en los compuestos del protector solar. Las cremas solares para bebés y niños no deben contener parabenos.
Elije un protector que no haga alusión a ninguna fruta, extracto u olor. Lo mejor es seleccionar uno neutro o cuya base sea la leche.
Evita los aerosoles, lo más indicado según los expertos es que sea en crema.
Por: Equipo Super Madre
A %d blogueros les gusta esto: