Consecuencias del Sol en los ojos de tus hijos
Revisa nuestras redes sociales

Consecuencias del Sol en los ojos de tus hijos

Salud

Consecuencias del Sol en los ojos de tus hijos

  
Al igual que muchos órganos de un niño, durante los primeros años de vida, el ojo también está en desarrollo. De hecho, aún está inmaduro al nacer y las competencias visuales se van adquiriendo con el tiempo. 

Para lograrlo, se necesita que llegue una imagen nítida a la retina de cada ojo, visión similar en ambos ojos y alineamiento ocular. Por ello siempre es conveniente estar atentos a cualquier problema que pudiera haber. 

Normalmente, a los cuatro años se realiza el control oftalmológico del niño sano. Sin embargo, este control se puede adelantar en el caso de sospecha de alguna enfermedad oftalmológica. 

Tienes que leer esto:  Bronquiólitis un término que debemos conocer

Algunos signos de sospecha de patología oftalmológica y que ameritan un control a cualquier edad son: desviación ocular, giro o inclinación de cabeza, guiño de uno o ambos ojos, pupila blanca, mal rendimiento escolar, antecedentes familiares de problemas oftalmológicos, enfermedades genéticas, neurológicas y otros.

Algo que tampoco se puede dejar de lado es la protección del sol. Se recomienda usar lentes de sol desde la edad más pequeña que el niño tolere su uso para protección contra la radiación ultravioleta (UV), considerando los efectos nocivos a de esta última sobre las estructuras oculares

¿Qué hacer, entonces? Es recomendable el uso de lentes de sol con filtro UV y gorros en niños y adolescentes, especialmente en horarios y ambientes con mayor exposición solar y portadores de algunas patologías oftalmológicas. Asimismo, el uso de lentes protectores durante actividades deportivas al aire libre protege contra daños por accidentes.

Tienes que leer esto:  ¿Qué hacer cuando un niño traga un objeto? - Radiografías de cuerpos extraños

El ojo cuenta con algunos sistemas de protección contra la radiación UV, como reborde orbitario, cejas, pestañas, córnea y cristalino, los cuales varían su eficacia a medida que los niños crecen. Debido a esto y a que gran parte de la radiación se recibe durante la niñez y la adolescencia, ellos son un grupo más susceptible.

En ese sentido, no basta con que los lentes sean oscuros o de color. Los lentes a utilizar deben tener filtro UVA/B hasta 400 nm (nanómetros), y cumplir con especificaciones técnicas que permitan asegurar el confort y seguridad de los niños. El marco debe ser resistente a impactos, flexible, con bordes romos, no tóxico, con buen ajuste e idealmente de gusto del niño. El cristal debe ser idealmente de policarbonato u otros materiales resistentes a impactos. Lentes de dudosa procedencia, sin filtro UVA/B y de materiales no diseñados para niños deben ser evitados.

Tienes que leer esto:  Cistitis: Mitos y verdades de las infecciones urinarias

Equipo Súper Madre 

Seguir leyendo
Publicidad
Esto también te podría interesar...
Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Salud

Subir
A %d blogueros les gusta esto: