Intolerancia a la lactosa

Intolerancia a la lactosa

Hoy en día todos tenemos mas de algún cercano con intolerancia a la lactosa y muchos no entienden bien qué es lo que pasa a nivel intestinal, es importante no confundir esta condición clínica con una alergia a la proteína de la leche de vaca o una reacción inmune, que son situaciones absolutamente distintas.

Aquí les cuento que es la intolerancia a la lactosa, que tipos existen y cual es su tratamiento.

Datos muestran que aproximadamente un 70 % de la población tiene algún grado de intolerancia a la lactosa, sin embargo muchos estudios demuestran que un gran numero de pacientes se diagnostican como intolerantes sin serlo y las fuertes restricciones en la dieta podrían suponer un riesgo a la salud.

Es muy frecuente una pérdida normal de lactasa con la edad, que varia según etnias, en Chile los aimaras y mapuches presentan cifras de déficit más altos que el resto de la población.

La lactosa y la lactasa.

¿Qué es la lactosa?

Es el azúcar de la leche, la leche humana contiene un 7% de lactosa, uno de los niveles más altos entre los mamíferos y es la fuente mas importante de carbohidratos del recién nacido.

La lactosa se usa mucho de manera industrial, en la elaboración de productos diet como sustituto del azúcar y como excipiente de algunos fármacos, es por esto que eliminarla del todo puede ser difícil.

Tienes que leer esto:  Ejercicios de gluteos - Los secretos para tener nalgas de acero

Como pocos saben, la lactosa tiene muchas propiedades, ya que además de aportar energía, facilita la absorción de calcio y favorece el desarrollo de una flora intestinal mas beneficiosa y saludable.

¿Y que es la lactasa?

Es una enzima que está en el intestino delgado y su función es romper la lactosa en azúcares más pequeños (glucosa y galactosa) para que se puedan absorber en el intestino.

¿Que es la intolerancia a la lactosa?

Es la imposibilidad de digerir adecuadamente la lactosa, sea por falta de lactasa o por un mal funcionamiento de ésta, esto se traduce en una mala digestión y mala absorción.

La lactosa mal digerida llega al intestino y atrapa mucha agua (alta carga osmótica), luego las bacterias del colon la fermentan y comienza la producción de muchos gases, como resultado se produce diarrea explosiva, gases y dolor.

La intolerancia a la lactosa se caracteriza por la presencia de diarrea explosiva, distensión abdominal, dolor abdominal, irritabilidad, pérdida de peso y en algunas raras ocasiones puede aparecer estreñimiento por descenso de la motilidad gastrointestinal.

Tipos de intolerancia a la lactosa:

Deficiencia congénita de lactasa es muy rara y los síntomas aparecen en el primer momento que el lactante toma leche materna, leche de vaca u otros productos con contenido de lactosa, produce una diarrea grave e importantes alteraciones hidroelectrolíticas.

Tienes que leer esto:  Juntas somos más: nos beneficia el contacto social

Deficiencia de lactasa primaria es por a la disminución normal de lactasa que se ve en un alto porcentaje de la población, puede ocurrir en los primeros años de vida, sobre todo en poblaciones con mal saneamiento ambiental y es variable según etnia.

Deficiencia de lactasa secundaria Es una pérdida de la actividad de la lactasa secundaria a un daño al intestino por otra enfermedad como: gastroenteritis aguda, enfermedad inflamatoria intestinal, malnutrición, entre otros. Es reversible cuando la enfermedad que la causa desaparece. Frecuente en niños con diarreas severas que duran mas de 7 días.

Tratamiento

El tratamiento consiste en una dieta baja en lactosa en los casos leves y exenta de lactosa en los casos graves.

La leche de vaca hidrolizada por lactasa (proveniente de levaduras) es frecuentemente usada con buenos resultados y tiene la ventaja que permite conservar todos los demás nutrientes que aporta la leche de vaca (proteínas y calcio entre otros).

En la leche y derivados lácteos, el contenido de lactosa varía según el grado de fermentación y procesamiento, el yogurt, el quesillo y queso son útiles porque conservan la cantidad de proteína y calcio con bajo contenido en lactosa.

Aquellos con una intolerancia a la lactosa leve, pueden mejorar la tolerancia consumiendo alimentos con lactosa junto con las comidas, reduciendo la cantidad de alimentos altos en lactosa consumidos por si solos.

Tienes que leer esto:  Guía practica para comprender a las mujeres

La exclusión de la lactosa a largo plazo, puede conllevar un defecto en la ingesta diaria recomendada de otros nutrientes como el calcio y la vitamina D, aumentando el riesgo de osteoporosis. También puede tener efectos sobre el riesgo cardiovascular y desarrollo de pólipos en el colon.

Es importante suplementar el calcio en dietas exentas de lácteos durante la infancia o en presencia de factores de riesgo de osteoporosis para asegurar una adecuada mineralización ósea.

Sofia Cienfuegos Muzard.

Nutricionista y Dietista.
Post título Nutrición Clínica PUC.
En certificación como Coach Integral.

Consulta: Av. Juan XXIII #6789, Vitacura, Santiago.
Contacto: sofia.cienfuegos@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: