Revisa nuestras redes sociales

¿Cómo evitar la obesidad infantil?

Alimentación

¿Cómo evitar la obesidad infantil?

La obesidad infantil es un problema de salud pública que afecta cada vez a más niños de todo el mundo. La obesidad es una enfermedad enfermedad crónica que afecta a todo el organismo y su origen tiene múltiples factores.

En America Latina, Chile es el país que tiene más problemas de obesidad infantil, se estima que un 70% de los niños es obeso o está próximo a ser obeso.

Chile destaca como el 6° país del mundo con más niños obesos. Las causas de este problema son múltiples y se replican a lo largo de todos los países: predisposición genética, estilos de vida, entorno de los niños.

La globalización, cultura, condición económica, sociedad, estilos de vida y educación tienen gran relevancia por su relación con la obesidad en países desarrollados y países en desarrollo.

Cómo evitar la obesidad infantil

¿Cómo evitar la obesidad infantil?

La obesidad en niños y adolescentes es un problema global y causa efectos a largo plazo en la población. Nos predispone a tener enfermedades crónicas tales como diabetes e hipertensión (con todas sus complicaciones asociadas). Esto no sólo genera un gran costo social, sino que también para los sistemas de salud.

La prevención es un tema complejo, requiere que como estado y personas tomemos medidas que busquen mejorar la salud de las personas. Existen muchas estrategias para evitar la obesidad infantil.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha publicado recomendaciones que buscan evitar la obesidad, estas recomendaciones están dirigidas a las autoridades de gobierno, padres y trabajadores sanitarios. 

La obesidad es un problema grave

La obesidad es una epidemia, una enfermedad crónica no transmisible que afecta negativamente la salud a nivel mundial. Echa por tierra todos los esfuerzos por mejorar la esperanza de vida de las personas.

De acuerdo a cifras de la OMS, a nivel mundial para el año 2016 la cantidad de niños obesos sobrepasó los 40 millones de personas.

Hoy en día para los niños el problema no es la desnutrición, sino que la malnutrición asociada a la ingesta de alimentos. El problema también se aplica en adolescentes y adultos.

Tienes que leer esto:  6 datos sobre el té de jengibre que debes conocer

Niños con enfermedades de adultos

Hasta hace pocos años era impensado pensar en diabetes tipo 2 en niños, una enfermedad asociada a la obesidad que sólo era reportada en adultos. Hoy en día la tendencia ha cambiado y hay niños que presentan esta enfermedad incluso a edades tan tempranas como los 10-12 años.

El gasto en salud en personas obesas es cerca de un 80% mayor que le gasto en salud en las personas no obesas.

En 20 años, el gasto en salud asociado a obesidad infantil se ha triplicado, por lo que desde el punto de vista económico es un problema de salud pública relevante.

Factores de riesgo para la obesidad infantil

El aumento de peso es un problema que habitualmente comienza en la infancia o adolescencia y que se origina a partir de la falta de equilibrio entre la ingesta de alimentos y el gasto de energía.

Es importante recordar que existen factores genéticos que pueden contribuir a aumentar de peso con mayor facilidad.

Algunos factores epigenéticos, conductuales y ambientales que influyen en la obesidad infantil, los cuales se pueden modificar a edades tempranas, dentro de ellos los más importantes son:

  • Antecedentes familiares de obesidad
  • Malos hábitos alimenticios
  • Sedentarismo
Tienes que leer esto:  Pan amasado - 4 recetas diferentes para preparar en casa

Algunos estudios han asociado ciertos factores a mayor riesgo de obesidad:

  • Ser hombre
  • Tener una madre con sobre peso u obesidad
  • Ser hijo único

En algunos países la obesidad infantil también tiende a ser mayor en poblaciones que viven en grandes ciudades por sobre la población rural. 

Cómo controlar el peso en forma integral

Como anteriormente señalábamos, la familia cumple un rol esencial en cuanto al control de peso. El núcleo familiar y su estilo de vida son vitales para evitar la obesidad infantil.

Fomentar y aumentar la actividad física, así como educar a los cuidadores en cuanto a hábitos alimenticios saludables, son métodos económicos y efectivos para controlar la obesidad infantil.

La actividad física es fundamental

Familias que reportan un bajo consumo bajo en lácteos, frutas y verduras tienen mayores problemas de obesidad dentro de sus miembros. Esto particularmente cuando los niños además no realizan ningún tipo de actividad física adicional a las actividades escolares regulares.

Esto se convierte en un problema de difícil solución si lo asociamos con la ingesta de bebidas azucaradas y alimentos de alta densidad calórica.

Los primeros años de vida son fundamentales para crear hábitos de alimentación saludable, así como incentivar actividad física que reduzcan el riesgo de obesidad.

La lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses y la introducción de alimentación complementaria saludable tienen un rol importante en reducir los riesgos de obesidad infantil.

Dentro de la alimentación complementaria debemos recordar que uno de los primeros alimentos que se introducen son los purés de fruta. Estos alimentos contienen micronutrientes y vitaminas muy importantes para complementar la lactancia materna.

Es muy importante que los primeros alimentos para los bebés no cuenten con azúcar añadida o sal. Ambos son elementos que no contribuyen a una alimentación balanceada.

El uso de endulzantes, colorantes u otros elementos tampoco está indicado en esta etapa de la vida, por lo que los los colados y picados Nestlé Naturness son una excelente alternativa de alimentación balanceada y sin productos añadidos perjudiciales.

Intervenir al grupo familiar

Muchas de las intervenciones para mejorar la nutrición de los niños implican modificar los hábitos de toda la familia: que todos hagan deporte, que se dejen de consumir alimentos poco salusables, adoptar medidas en relación figura humana.

La relación que tenemos con nuestro propio cuerpo puede afectar enormemente en nuestros hijos: el mito del gordito feliz o gordito saludable no es tal.

Nunca debemos normalizar la obesidad ni dejar de considerarla un problema de salud. La obesidad es una enfermedad (una pandemia), por lo cual es tarea de todos evitar que siga aumentando.

Equipo Supermadre

Seguir leyendo
Publicidad
Esto también te podría interesar...
Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Alimentación

Subir
A %d blogueros les gusta esto: