El impacto de la alimentación infantil para evitar enfermedades de adulto
Revisa nuestras redes sociales

El impacto de la alimentación infantil para evitar enfermedades de adulto

Alimentación

El impacto de la alimentación infantil para evitar enfermedades de adulto

La alimentación a lo largo de nuestra vida tiene importancia en nuestra salud, los primeros alimentos que consumimos están muy relacionados con enfermedades que podemos tener como adultos.

La alimentación complementaria debería comenzar a los 6 meses de vida y hay alimentos que se deben incluir en forma precoz.

Hay ciertos alimentos que si se incorporan en la dieta en forma precoz disminuyen el riesgo de enfermedades y alergias alimentarias. Es importante saber estos tiempos, para que las probabilidades de una enfermedad sean menores.

Enfermedades asociadas a la alimentación infantil

Enfermedad celíaca

Si bien hay muchos estudios en torno a la enfermedad celíaca, la recomendación de hace algunos años era incorporar alimentos potencialmente alérgenos entre los 4 a 6 meses de vida, entre ellos el gluten.

Posteriormente se intentó relacionar la lactancia materna y la introducción del gluten en niños con predisposición genética, lo cual finalmente se descartó.

La introducción temprana de alimentos con gluten (4 a 6 meses) asociados a la lactancia materna no disminuye el riesgo de enfermedad celíaca.

Tampoco reduce el riesgo de enfermedad celíaca el incorporar el gluten en forma tardía en los niños con riesgo genético, aunque en estos niños esta medida si retrasaría la aparición de síntomas.

Tienes que leer esto:  ¿Agotada? Estos diez alimentos te darán energía y no deben faltar jamás en tu dieta

En resumen, en niños sin riesgo de enfermedad celíaca, no hay ningún beneficio en adelantar o retrasar la ingesta de gluten.

Alergias

Las alergias alimentarias son una enfermedad que está aumentando considerablemente en la población.

Muchos médicos aprendieron que el huevo y otros alimentos debían incorporarse después de cumplir 1 año de vida.

Hoy en día se recomienda que alimentos potencialmente alergénicos tales como el huevo, pescado o maní no se deben evitar. De hecho se recomienda que su incorporación sea antes de los 9 meses de vida, ya que así hay menos riesgos de alergia alimentaria.

La incorporación tardía de estos alimentos puede aumentar el riesgo de alergias. La mejor forma de incorporarlos a la dieta es uno a uno, para así detectar reacciones del bebé frente a estos alimentos. Esto cobra mayor importancia en los niños que tienen mayor riesgo de alergias alimentarias.

Hay evidencia que la lactancia materna exclusiva se asocia a menor probabilidad de alergias alimentarias, alergia a la proteína de leche de vaca, dermatitis atópica y asma.

Es importante señalar que la incorporación del maní debe hacerse en forma totalmente molida y nunca darlo entero a un bebé.

Tienes que leer esto:  Evita botar la comida: ¿Qué hacer con la comida que sobra en nuestra casa? 

Diabetes mellitus

El riesgo de diabetes mellitus tipo 1 está asociado a la incorporación precoz o tardía de cereales. Su incorporación antes de los 3 meses o por sobre los 7 meses de vid

Para la diabetes mellitus tipo 2 no hay información que asocie la incorporación de cereales.

Obesidad

El inicio de la alimentación complementaria antes de las 15 semanas de vida está asociada a mayor riesgo de obesidad, la incorporación posterior a los 6 meses (o más) se asoció con menor riesgo de sobrepeso y obesidad a los 10 años de vida.

La lactancia materna ha demostrado que tiene un factor protector y que disminuye el riesgo de obesidad.

La importancia de una alimentación balanceada

La alimentación complementaria requiere de una alimentación balanceada que incluya frutas, verduras, cereales y proteínas. La ingesta de micronutrientes, vitaminas y la cantidad de calorías necesarias para cada etapa del desarrollo está presente tanto en los alimentos preparados en casa como en la alimentación disponible en el mercado.

Los colados y picados Nestlé Naturness tienen la cantidad justa de nutrientes para así asegurar la alimentación adecuada del bebé.

Además tienen la consistencia adecuada y están libres de preservantes. También son libres de azúcar y sal añadidos.

No requieren calentarse para su consumo, por lo cual pueden sacarte de apuros en cualquier lugar donde estés con tu familia.

Equipo Supermadre

Seguir leyendo
Publicidad
Esto también te podría interesar...
Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Alimentación

Subir
A %d blogueros les gusta esto: