Lactancia: Todo lo que debes saber sobre la bajada de la leche
Revisa nuestras redes sociales

Lactancia: Todo lo que debes saber sobre la bajada de la leche

Madres

Lactancia: Todo lo que debes saber sobre la bajada de la leche

Uno de los temas que más preocupa a las mujeres que se han convertido en madre es la lactancia. 

Y es que, según el grado de desinformación que se tenga, se corre el riesgo de creer los mil y un mitos que le rodean, como por ejemplo, la creencia de que no se genera la cantidad de leche suficiente o que ésta no alimenta, por ser de “mala calidad”.

Sin embargo, nada de lo mencionado anteriormente es realidad.

Según explica La doctora Nur Theodor, Ginecóloga-Obstetra, Subespecialista en Medicina Materno Fetal de la Universidad Católica, lo primero que debemos tener claro para despejar los mitos, es entender cómo funciona nuestro cuerpo.

“Durante el embarazo se produce un importante crecimiento de la mama y de toda su estructura interna destinada a la secreción de leche, mediado por la combinación de diferentes hormonas, principalmente estrógenos, progesterona y prolactina. En el postparto inmediato, el inicio de la lactancia responde a una caída brusca en las hormonas esteroidales del embarazo junto a niveles de prolactina elevados”, explica la especialista.

Tienes que leer esto:  Los pulmones de los bebés son los que deciden el momento en que deben nacer

 

Oro líquido

 

La primera etapa de la lactancia comienza inmediatamente después del parto.

Durante los primeros días será el calostro el encargado de alimentar a nuestro bebé, un líquido que ha sido bautizado como “oro líquido”, en honor a la gran cantidad de nutrientes que aporta.

“El calostro cubre todas las necesidades del  recién nacido. Es algo parecido a una vacuna ingerida por la boca, esto por la cantidad de vitaminas, proteínas, carotenos, e inmunoglobinas que aportan inmunidad, entre otras cosas.  El tamaño del estómago de un recién nacido es del porte de una almendra, por lo que la poca cantidad de calostro que aparece, es más que suficiente. Alrededor del cuarto día, luego del parto, se siente la ‘bajada de leche’, donde incluso la madre puede pensar que tiene fiebre porque aumenta la temperatura corporal” (siempre la temperatura será menor a 38º de ser MAYOR debemos consultar a un especialista porque si hay fiebre hay infección) , explica María Paz Errázuriz, Asesora de lactancia de Edulacta (Asesorado por IHAN).

Tienes que leer esto:  Relaciones sexuales después del parto

Cuando “baja la leche”

Una vez que baja la leche, es muy importante mantener el estímulo de succión, así nos aseguramos producción.

La Dra Theodor, explica que “la lactancia se mantiene por un mecanismo neuroendocrino en el que participa el sistema nervioso central , las hormonas prolactina y oxitocina principalmente.

 

La prolactina se encarga de la síntesis y secreción de la leche en los alvéolos mamarios. La oxitocina produce contracción de las fibras musculares que rodean al alvéolo, lo que determina la eyección de leche. La secreción de estas dos hormonas depende en gran parte de la succión”.

 

El secreto del éxito

 

María Paz recalca que “las mujeres que recién han tenido a su hijo, deben confiar en su instinto maternal. La naturaleza es sabia, nuestro cuerpo también y cada una tiene perfectamente lo que su guagua necesita”, asegura la especialista.

Muchas veces sucede que distintos miembros de los equipos de salud, tienen discursos distintos frente a la lactancia y su importancia. Por las rotativas de turno, las madres nos encontraremos con diferentes opiniones con respecto a un mismo tema o hecho. De la misma manera, mientras algunos nos alentarán, otros indicarán que nuestra guagua necesita algo más, generando dudas e inseguridad en nosotras.

Tienes que leer esto:  Nuestros hijos mayores

Muchas veces la razón para interrumpir la lactancia es tomada en base a las inseguridades que incorporo escuchando a los múltiples factores externos, en un momento de extrema vulnerabilidad emocional, en donde procesamos diferente y solo necesitamos apoyo.

Acá radica la importancia de unificar criterios en los equipos, tener un discurso en común e informarse de los beneficios de la lactancia materna tanto para los niños como para nosotras las madres. De esta manera el promover la lactancia sería mucho más natural y las madres sentirían que son suficiente para su guagua.

 

Equipo SuperMadre

Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Madres

Subir
A %d blogueros les gusta esto: