Mitos y verdades: ¿Cómo debe ser la alimentación de los niños con Síndrome de Down?
Revisa nuestras redes sociales

Mitos y verdades: ¿Cómo debe ser la alimentación de los niños con Síndrome de Down?

Alimentación

Mitos y verdades: ¿Cómo debe ser la alimentación de los niños con Síndrome de Down?

Cuando llega un pequeño con Síndrome de Down a la familia, se abre un sinnúmero de preguntas. Una de ellas es sobre su alimentación. Es por esto que Camilo Aburto, académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, nos ayuda a revelar las verdades y los mitos de este tema.

Dependiendo de la etapa de vida de los pequeños, será el tipo de alimentación que necesiten, como cualquier niño. De acuerdo al profesional, los primeros seis meses de vida los nutrientes que necesita el pequeño vienen de la leche materna. 

Alimentación complementaria

Pasados los seis meses se comienza la alimentación complementaria, es decir, se incorpora la comida en esta etapa: frutas, verduras, cereales, etc. En el caso de los niños con este síndrome, lo importante es estimular el desarrollo psicomotor a la hora del almuerzo, y así promover la autonomía.

¿Qué debemos estimular?

Tienes que leer esto:  Síndrome de Down: Perdiendo el miedo a lo desconocido

De acuerdo a Camilo Aburto, los problemas más comunes que enfrentan los padres de niños con Síndrome de Down a la hora de comer, tienen que ver con la masticación y deglución. Esto, debido a que hay niños que tienen problemas para poder llevar la comida a la parte lateral de la boca para masticar; lo mismo para beber agua. Es por esto que el consejo es no retroceder con la alimentación complementaria, sino que recurrir a una presentación semisólida.

Por otro lado, los niños con Síndrome de Down presentan con más frecuencia la enfermedad celiaca, que es la intolerancia al gluten. Es por esto que se recomienda que los pequeños retiren de su dieta los alimentos con gluten, que está presente en el centeno, cebada, trigo y avena. En cambio sp se permite el consumo de arroz, maíz y quínoa.

También estos niños sufren de estreñimiento, por lo que la dieta es clave. La dieta debe tener mucho cereal, todo tipo de verduras y frutas, restringiendo las cantidades de arroz, zanahoria y plátano.

Además, se recomienda ingerir mucha agua; y que el niño haga mucho ejercicio físico y a los padres, realizarles masajes circulares.

Equipo Supermadre

Tienes que leer esto:  Desayuno transportable
Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Alimentación

Subir
A %d blogueros les gusta esto: