Revisa nuestras redes sociales

Bruxismo infantil: ¿Por qué nos debe preocupar que los niños hagan rechinar los dientes?

Salud

Bruxismo infantil: ¿Por qué nos debe preocupar que los niños hagan rechinar los dientes?

Se define Bruxismo el acto de apretar y rechinar los dientes. Aunque se asocia a los períodos de sueño, también puede realizarse durante el día.

Diagnosticar Bruxismo infantil es complejo, ya que muchos niños no saben describir los signos y síntomas. Son los padres los que aportan datos como: “lo escucho apretar los dientes en la noche”, “despierta irritado y somnoliento”. Los  niños más grandes dicen sentir dolor de cabeza,  de espalda y/o cuello.

¿Cuáles pueden ser las causas?

Desde el punto de vista de la causa, el bruxismo se puede clasificar en primario, cuando no hay enfermedades sistémicas asociadas; y bruxismo secundario cuando hay una patología de base, alguna condición médica o consumo de medicamentos.

El Bruxismo nocturno o del sueño, es el más consultado por lo padres, ya que el ruido que produce este rechinamiento es bastante intenso y frecuente durante el ciclo de sueño del niño. Esto no solo desgasta las superficies de los dientes, sino que además se presentan síntomas como cefaleas, dolor muscular, molestias durante la masticación y en la apertura bucal.

Estudios en fisiología del sueño, específicamente en desórdenes del sueño,  han demostrado la relación existente entre alteraciones de la respiración y apneas, bruxismo y dolor de cabeza.

Se ha visto que niños con cuadros de rinitis alérgica, adenoides hipertróficas e hipertrofia tonsilar,  se produce obstrucción en la vía aérea nasal. En estos casos es frecuente ver las manifestaciones comunes de Bruxismo nocturno  y trastornos respiratorios de sueño como ronquidos, respiración bucal, dificultad para respirar, inquietud durante el sueño.

Todo esto dificulta el descanso y por ende el despertar del niño, debido a que manifiesta una excesiva somnolencia  diurna, irritabilidad, problemas cognitivos o de comportamiento, cefaleas matutinas y falta de concentración. Las consecuencias a largo plazo serían alteraciones metabólicas, hormonales, falta de desarrollo y problemas de crecimiento.

Desde el punto de vista de la salud mental, la ansiedad y el stress, se han descrito como  factores causantes de Bruxismo.

Además de presentar apriete y rechinamiento de dientes, los niños con alteraciones en el ciclo del sueño, por ansiedad, stress, hiperactividad y o déficit atencional, presentan con mayor frecuencia parasomnias (trastorno de la conducta durante el sueño asociado con episodios de despertares intermitentes), enuresis (incontinencia urinaria nocturna), pesadillas y  miedo a la oscuridad. Dificultando la conciliación y calidad del sueño.

Los malos hábitos orales como succión digital, uso de chupete, mamadera nocturna, onicofagia (morderse las uñas), queilofagia (morderse los labios), puede alterar el tono de la musculatura que rodea a los labios, afectado los músculos de la masticación y provocando rechinamiento y apriete diurno y nocturno.

Tienes que leer esto:  Chupete, mamadera o chuparse el pulgar: los efectos negativos de estos hábitos en los niños

¿Y el tratamiento?

Se debe educar y prevenir a los padres sobre las posibles consecuencias en la salud bucal e identificar si hay alguna enfermedad o condición que provoque el cuadro.

Es de suma importancia el diagnóstico preciso y oportuno, ya que esta patología es de manejo interdisciplinario. La mayoría de los pacientes, que consultan al odontólogo, se deben derivar a otorrino o a neurólogo.

No existe la solución estándar,  el tratamiento estará en directa relación al diagnóstico de base cada niño. Un tratamiento inadecuado o de “moda”, puede no ser efectivo y empeorar la condición del niño.

 

Carolina Martínez Fernández

Mamá y odontóloga Atención Primaria.

Tienes que leer esto:  Virus Respiratorio Sincicial
Click para comentar

Debes ingresar para poder escribir un comentario Ingresar

Más en Salud

Subir
A %d blogueros les gusta esto: